“Hay una mala valoración del riesgo cuando una mujer se anima a denunciar”

Ayer el presidente Alberto Fernández habló de una Justicia “deficitaria” en los casos de violencia de género. Betiana Cabrera Fasolis, coordinadora de Mumalá Córdoba, consideró que el Poder Judicial los trata como “delitos comunes” y remarcó que el 25% de las mujeres que fueron asesinadas este año habían realizado denuncias previas.

 martes, 2-marzo-2021

Desde Mumalá Córdoba continúan exigiendo la Declaración de la Emergencia Ni Una Menos.


Lejos de disminuir, los femicidios se mantienen estables desde el año 2015 hacia acá. A casi seis años del surgimiento del Ni Una Menos, los distintos observatorios de violencia de género lamentan las constantes cifras, a pesar de la adopción de muchas medidas. “Hay casos de femicidios que desnudan el déficit de muchas instituciones, en particular de la Justicia y de los Ejecutivos Municipales, Provinciales y Nacional”, señaló Betiana Cabrera Fasolis, coordinadora de Mumalá Córdoba.

Casualmente ayer, durante el discurso de apertura de sesiones legislativas, el presidente Alberto Fernández apuntó contra el Poder Judicial por la ineficacia para atender a las mujeres que se acercan pidiendo ayuda. “La Justicia trata esos delitos como si fueran comunes”, expresó la integrante de la organización feminista. Muchas veces, la denuncia – “que representa un hito en la vida de las mujeres”- es tomada por operadores judiciales sin formación. “Entonces hay una mala valoración del riesgo cuando las mujeres se animan a denunciar”, explicó.

De los 47 femicidios, femicidios vinculados y trans-travesticidios detectados por el Observatorio Mumalá en lo que va del 2021, el 25% de las personas asesinadas había realizado denuncia previa. “Una de cada cuatro. Es un montón”, señaló la docente de la UNC. Además, los datos indican que el 17 % de los Femicidios fue perpetrado por integrantes de las fuerzas de seguridad. “Algo hay que hacer con los agentes denunciados. No es solamente desarmarlos, sino que también es necesario realizar un seguimiento estrecho acerca de su proceso”, sostuvo.

Para la militante por los derechos de las mujeres y disidencias, existen una serie de deficiencias en materia de prevención y promoción de una vida libre de violencias. “Matías Martínez, el asesino de Úrsula Bahillo, tenía muchas denuncias previas por violencia de género y abuso sexual. Si se hubiera trabajado conteniendo al agresor, no tendríamos hoy un femicida”, ejemplificó. En ese sentido, recordó que son “hijos de una sociedad machista y patriarcal” por lo que es necesario que se dinamicen estrategias “para deconstruir esta masculinidad hegemónica vinculada a la violencia”.

“Es un cambio social que requiere de muchísima voluntad política y que no se materializa con un funcionario cortando una cinta o inaugurando algo. Se necesita la total implementación de la ESI, la Ley Micaela y masivas campañas de concientización y sensibilización contra la violencia machista”, concluyó.