“Hemos estado sometidos permanentemente a sobrecostos”

Gustavo Lahoud consideró artificial la discusión entre Martín Guzmán y Federico Basualdo sobre las tarifas energéticas. Para el analista en geopolítica de la energía, es necesario un debate sincero sobre cuáles son los costos reales de producción, la transparencia en el funcionamiento del sistema y el rol del Estado para garantizar las inversiones por parte de las empresas.

 lunes, 10-mayo-2021

Gustavo Lahoud reflexionó en torno al modelo energético, las ganancias extraordinarias de las empresas y las tarifas poco accesibles para los usuarios de nuestro país.


De las diferencias a la unidad y de las malas vibras a las buenas energías. El gobierno nacional aquietó las aguas con respecto a las rispideces entre el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, frente a una posible suba de tarifas en los servicios de gas y electricidad en el país.

“La discusión entre Guzmán y Basualdo es artificial porque no se da en el contexto de un debate integral de la problemática”, opinó Gustavo Lahoud, analista en geopolítica de la energía y política exterior. Sin pelos en la lengua, el especialista consideró que uno de los puntos centrales para iniciar la discusión sobre el modelo es conocer cuáles son los costos reales de producción de la energía en Argentina.

“Hemos estado sometidos permanentemente a sobrecostos”, afirmó en diálogo con Nada del Otro Mundo. Desde el último gobierno de Cristina Fernández, pasando por la gestión neoliberal de Mauricio Macri, hasta ahora “se les ha reconocido precios en dólares a los productores”, aseguró. “En lugar de pagar USD2 por millón de BTU, se paga aproximadamente USD 3,60. Luego, tanto transportistas como distribuidores, buscan convalidar ese costo en el precio de la tarifa que pagan los usuarios”, explicó.

Para el autor de “Soberanía energética: Propuestas y debates desde el campo popular” , también se suman otras variables que requieren ser “sinceradas”: las ineficiencias en la prestación del servicio y el incumplimiento en las inversiones eléctricas y gasíferas por parte de las empresas. “Al sector privado jamás le interesó que haya mayor cantidad de usuarios que reciban el servicio. Hay lugares donde no hay noticias sobre la posibilidad de extensión de la red de gas natural y terminan siendo víctimas del manejo especulativo y financiero del precio del gas licuado de petróleo (garrafa)”, señaló.

En ese sentido, el integrante del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas apuntó al rol del Estado como ente de control de las compañías y garante del servicio público esencial. Cuestionó a Martín Guzmán por tener un enfoque fiscalista que no se condice con la realidad social que está viviendo el país y advirtió que no puede volver a ocurrir que las empresas se desliguen de su responsabilidad. “Creo que tenemos que ir a esquemas de empresas públicas donde los usuarios y el Estado tengan un rol protagónico”, finalizó.