Pablo Ramos

 

columnista alreves.net.ar

Hombres de negro

En un despacho de una agencia norteamericana
funcionarios de traje negro se dedican a conspirar sobre el mapa de Latinoamérica
clavan alfileres en fotos de políticos
manipulan información con servicios periodísticos
escriben mensajes falsos que son inmediatamente repetidos
una escena como esta se desarrolla todos los días
en las catacumbas del decadente imperio

– Perdió Cristina
– ¿Ganó Macri?
– Creo que no ¿Neuquén es Argentina?
– No, es de Chevron
– Ah, está en Vaca muerta
– Yes
– ¿que hacés?
– Lo estoy twiteando
– Dale gas
– El New York Times dice que el camión en la frontera de Colombia lo quemamos nosotros
– Fuck, pero Clarin dice que fue Maduro
– Ok, cortale la luz a ver si aguanta un apagón de varios días
– Pero Guaidó se queda oscuras
– Mandale unas velas con Dalesio
– A ese espía lo metieron en cana
– ¿Why?
– Lo escracharon pasándole merca a Stornelli
– ¿Y Santoro?
– Está de licencia, ni va al programa de Fantino
– Shitt
– Hablale a Lanata que viaje a Venezuela ya
– No lo van a dejar entrar
– Que Bolsonaro haga algo
– Está perdido entre los quilombos de sus hijos testaferros
– ¿Sigue hablando de la lluvia dorada?
– Yes, y peleándose con el carnaval
– Man, ¿vos pusiste que perdió Cristina en el tweet de la embajada?
– Fuck, tenía los dos ventanas abiertas
– Borralo ya, y pedí disculpas
– Pongo que Estados Unidos respeta la soberanía de sus amigos
– Eso, bla, bla, bla,
– Y que nos hackeó la cuenta la Guardia Nacional Bolivariana
– Okey, sale con un big combo
– Decile a Bullrich que tiré algo de Nissman
– Ya está refrito ese tema
– Dont worry, le decimos a Bonadío que acuse de algo nuevo a Cristina
– Wonderfull
– Parece que tenía una carta de San Martín
– Un email, será
– No del revolucionario del siglo diecinueve
– Ah, otro Chavez
– Bueno, si ponele
– Y que Macri diga algo
– Pero hay que escribirle todo
– Y bueno, para eso nos pagan
– ¡God bless America!