“Hoy nos damos cuenta de la importancia de tener científicos”

El ministro de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza, se refirió a las acciones que se están desarrollando con científicos nacionales en investigaciones, evaluaciones y pruebas para combatir la pandemia de coronavirus.

 viernes, 3-abril-2020

El ministro Roberto Salvarezza destacó el trabajo del Inti, el Inta, el Conicet y las universidades en la investigación de tecnología para la lucha contra el Covid-19.


Después de cuatro años de desinversión y desaliento, la ciencia industria nacional vuelve a aparecer en las prioridades del Estado argentino y la pandemia de coronavirus apareció como el contexto emergente para devolverle protagonismo. “Estuvimos cuatro años de desinversión en el sistema, perdimos investigadores en relación a la población que tenemos, fueron cuatro años de muy mala gestión”, dice el ministro Roberto Salvarezza, al frente de la cartera de Ciencia y Tecnología del gobierno nacional.

“Tenemos un sistema de ciencia dañado pero no destruido. Una de las situaciones más conflictivas fueorn mejoradas con el incremento de becas, subsidios y el refuerzo del ingreso a la carrera de investigadores y técnicos. Esto cambió el estado de ánimo de la ciencia y nos permitió una mejor respuesta en dos situaciones de emergencia que tuvimos; la alimentaria, con una respuesta masiva de más de 500 proyectos presentados, y otra fue la pandemia de coronavirus. Hubo una generosa convocatoria de parte de todos los científicos para poder disponer los laboratorios que hacen las pruebas de detección del Covid-19, con más de 600 profesionales que se ofrecieron voluntariamente a elaborarlos”, dijo, en una entrevista con el programa Nada del Otro Mundo.

“Salimos de una gestión que solo les abría la puerta para irse porque fueron considerados ñoquis, porque decían que hacían ciencia inútil, y sin embargo han vuelto para ponerse al servicio de los argentinos. La pandemia la atendemos desde la fase socioeconómica y otros que trabajan deasde la biotecnología y la técnica. Esa falsa dicotomía de la ciencia útil y la inútil quedó anulada”, asegura.

Sobre el abordaje de la pandemia, Salvarezza explica que la posibilidad de una vacuna aparece, por ahora, como bastante lejana. “Hay una veintena de vacunas desarrollándose con diferentes estragtegias, están todas en estado de ensayo y van a demorar porque dependen de esos ensayos. Hay que estar preparados para pasar la etapa más dura de la pandemia, que se avecina en mayo, junio y julio, sin la vacuna. Hoy hablar d euna fecha precisa para tenerla y que llegue disponible para todos, es todavía un escenario bastante incierto”, dice.

Con respecto al trabajo de la ciencia argentina, el ministro explica que en enero se comenzó a monitorear la situación mundial y a proyectar acciones para el país. “Uno se imagina a la ciencia trabajando a mediano y largo plazo, y aquí necesitábamos trabajar temas que tuviera un impacto real en un tiempo relativamente corto. Una de las áreas que identificamos fue la de diagnóstico, que en dos meses podrían desarrollar un sistema rápido de detección. También identificamos el desarrollo de aplicaciones informáticas, relevamientos en el área de ciencias sociales y modelado de la epidemia y sobre esas tres líneas comenzamos a trabajar. Además se dispuso de un financiamiento importante a través de una convocatoria abierta para desarrollar proyectos que atienden esas situaciones”, explica.

“Hay que tener en cuenta de que están todos los organismos trabajando puestos en esta emergencia, el Inti, el Inta, el Conicet, las universidades. Recordemos que se habían despedido a 250 investigadores del Inti que ahora están aportando en la evaluación del desarrollo de la valoración de los proyectos de insumos médicos, respiradores. Nos acordemos también de los despidos en el Hospital Posadas, donde ahora se están realizando los estudios clínicos para la validación de la hidroxicloroquina, que fue pedido por la OMS al Estado Nacional. Y hoy nos damos cuenta de lo importante que es que estén presentes”.