In-útiles

El costo de los útiles e indumentaria para ir a la escuela impacta mucho más fuerte en los sectores pobres: la canasta escolar más modesta está en $1.676 y la mediana, en $2.988. El incremento promedio es casi del 42% desde el año pasado. El aumento de los insumos escolares, los tarifazos de febrero y la evidente suba de los alimentos llevaría el IPC de este mes otra vez por encima del 3%.

 martes, 5-febrero-2019

Los precios de los artículos escolares subieron fuertemente, pero más lo hicieron los más económicos.


Falta un mes para que comiencen las clases en primaria y secundaria, y los gastos familiares comienzan a sumar el costo de útiles, libros, guardapolvos y uniformes, además de calzado y mochilas.

La Universidad Nacional de Avellaneda calculó en un informe que la llamada “canasta escolar” aumento un 41,9% con respecto al año pasado y triplicó su precio desde 2016. En tanto, matriculas y cuotas de escuelas privadas subieron entre un 20 y un 25% con respecto al 2018.

El aumento de la canasta escolar sostiene, más los tarifazos que comenzaron a regir en febrero y los aumentos evidentes en los precios de los alimentos alertan sobre un nuevo pico inflacionario en febrero, mes en que según los especialistas el IPC podría superar el 3%.

Esto significaría el fin de la desaceleración de los precios que se observó en diciembre (2,6%) y que se habría sostenido en enero (aun no se conoce la inflación Indec del primer mes de 2019). Los bancos y operadores consultados por el Banco Central para su informe anual de coyuntura indicaron que la inflación de 2019 será superior a la prevista por el Gobierno y estará más cerca del 30% anual.

UNDEV elaboró tres canastas escolares de distintos precios. Segun sus cálculos, con precios de comercios de hoy, se necesitan $2.988 para adquirir los productos escolares de una canasta de mediano costo: esto es el 206% más que en febrero de 2016.

La suba fue mayor para la “canasta económica”, con productos de menor calidad y cantidad. Subió 264% en tres años y hoy cuesta $1.676. Mientras que en los productos “de alta gama”, de marcas reconocidas y “premium”, subieron 177% en tres años y hoy hay que pagar por esa canasta unos $3.802.

Los productos escolares aumentaron muy por encima de los ingresos de los sectores más pobres. Hoy con un salario mínimo, vital y móvil se pueden comprar 16,2% menos útiles que hace un año; con una AUH, 9,6% menos; y con un plan Progresar, 29,5% menos.