Inmunizados frente a la pandemia

A medida que se dilata el tratamiento del impuesto a la riqueza en nuestro país y la crisis desatada por el coronavirus golpea a la mayoría de la población, los grandes millonarios de nuestro país continúan aumentando sus fortunas desde que comenzó la pandemia. Según un informe de Oxfam, esto se replicó en toda América Latina en donde surgió un nuevo rico cada dos semanas desde marzo.

 Miércoles, 29-julio-2020

Alejandro Bulgheroni, Marcos Galperin y Paolo Rocca son las tres personas más ricas de la Argentina que continúan aumentando su patrimonio a pesar de la crisis desatada por la pandemia.


Ni una pandemia distiende la enorme presión que ejerce el poder real sobre los Estados. En nuestro país, el tratamiento y aprobación del impuesto extraordinario a la riqueza está siendo dilatado desde abril, en parte por las mezquindades de un sector que se niega a tributar entre el 2% y 3,5% de su patrimonio, y otro poco por considerar que no sería el momento adecuado, ya que Argentina se encuentra en plena negociación por la reestructuración de la deuda con acreedores extranjeros, algunos de fuertes vínculos con el establishment.

Pero mientras el tiempo transcurre y el coronavirus profundiza la crisis, los multimillonarios del país continúan aumentando sus fortunas. De acuerdo a un informe de Oxfam , el valor neto combinado de las personas más ricas de la Argentina pasó de 8.800 a 11.200 millones de dólares desde que comenzó la pandemia. El dato se replica en toda la región de América Latina, donde el patrimonio de las 73 fortunas creció en 48200 millones de dólares y surgió un nuevo “rico” cada dos semanas.

Además de que los motivos pueden estar relacionados con los movimientos financieros que realizaron, y/o con ser parte de los grandes ganadores de la pandemia – comercio electrónico, tecnología e industria farmacéutica – lo cierto es que estos millonarios reciben una gran ayuda de parte de los gobiernos de la región que están “infra gravando tanto la riqueza individual como los beneficios empresariales”. “Si se aplicara un impuesto extraordinario a las grandes fortunas, con carácter progresivo, entre el 2 y el 3,5 por ciento, sobre los patrimonios por encima de 1 millón de dólares, se podría recaudar hasta 14.260 millones, cincuenta veces más”, señala el informe.

Con el 55% de la población inmersa en la economía informal, el estudio pronostica que alrededor de 52 millones de personas podrían caer en la pobreza en Latinoamérica y el Caribe producto de la pandemia. Para Chema Vera, director ejecutivo interino de Oxfam, el coronavirus se expandió en el continente “no por indisciplina, sino por la desigualdad”. “La población se enfrenta a un dilema: quedarse en casa y pasar hambre o arriesgarse y salir a intentar ganarse la vida”, indicó. “Las grandes fortunas tienen una enorme deuda con nuestras sociedades y ya es hora de que paguen la justa parte que les corresponde”, concluyó.