suscripcion alreves.net.ar

Irán, la AMIA y Nisman

A pocos días de que se cumplan cinco años de que el fiscal de la causa AMIA, Alberto Nisman, apareciera muerto en su departamento de Puerto Madero, no sólo la serie de Netflix puso en cuestionamiento lo actuado hasta ahora por la Justicia. El ex espía inorgánico, Allan Bogado, aseguró que a Nisman le mintieron y lo empujaron al suicidio. Esta mañana, Moshen Rabbani, señalado por el fallecido fiscal como el principal responsable del atentado a la AMIA, afirmó que “a Nisman lo mataron porque no tenía pruebas para acusar a Irán” y sugirió que detrás del supuesto asesinato estaba Estados Unidos. El abogado Alejandro Rúa minimizó los dichos del ex agregado iraní en la Argentina al considerar que sólo es “una persona que opina”.

 Viernes, 10-enero-2020

El entramado que hay entre la muerte del fiscal, la investigación del atentado a la AMIA y la pista iraní suma nuevas declaraciones dia a día


Que si suicidio, que si homidicio. Las hipótesis respecto de cuál fue el desenlace del fiscal de la AMIA, Alberto Nisman, circulan desde aquel 18 de enero de 2015 de manera cíclica y crecen en verosimilitud de acuerdo al contexto. El estreno de la serie “El fiscal, la presidenta y el espía” apenas comenzado el año a través de la plataforma de Netflix suscitó un gran movimiento de piezas dentro del tablero que, si bien intenta ser imparcial, termina inclinándose hacia la teoría del suicidio.

Lo cierto es que luego del estreno, aparecieron numerosas voces apoyando o criticando el contenido de la serie documental. Entre ellos, el ex espía Allan Bogado – agente inorgánico que trabajó para el jefe de operaciones de la SIDE, Jaime Stiuso- aseguró que a Nisman le mintieron y lo empujaron al suicidio al decirle que él – Bogado – era el nexo entre los argentinos y los iraníes para garantizar la impunidad del atentado a la AMIA. “Los Servicios tienen un poder que te pueden llevar a eso”, advirtió. Además confesó que su declaración en contra de la ex presidenta Cristina Fernández fue guionada por funcionarios macristas.

Sumado a esto, hoy durante una entrevista a Radio 10, el ex agregado cultural iraní en la Argentina, Moshen Rabbani – acusado por Nisman como el responsable de la voladura de la AMIA – aseguró que al fiscal “lo mataron porque no tenía pruebas”. El sospechoso indicó que el fiscal iba a quedar expuesto al presentar su denuncia contra Cristina Fernández por el Memorandum con Irán. “Nadie se podía enterar de que tenía las manos vacías, porque a él le pagaba muchísima gente”, detalló sugiriendo la estrecha relación del fiscal con sectores poderosos de la derecha de Estados Unidos. “A Nisman lo mataron porque en Diputados se iba a saber la verdad, que es que Irán no tiene nada que ver con el atentado a la AMIA”, se defendió.

Las miradas legales del caso

Respecto de las controversiales declaraciones de Moshen Rabbani, el abogado y periodista Pablo Duggan ironizó acerca de cómo cambia la credibilidad del iraní según las conveniencias del caso. “Creen que Moshen Rabbani puso la bomba en la Amia, no le creen cuando dice que es inocente, pero le creen cuando dice que Nisman fue asesinado”, twitteó. El especialista criticó que no les creyeran a quienes “nos quemamos las pestañas leyendo el expediente y contando lo que pasó” y que sí le dieran entidad a “un tipo que hace 20 años que no pisa el país porque tiene una alerta roja”. “La coherencia de los fanáticos macristas”, concluyó.

En la misma sintonía, el abogado Alejandro Rúa- ex titular de la Unidad AMIA- minimizó los dichos de Rabbani y los valoró simplemente como “una persona que opina”. Consideró que los servicios de inteligencia venían siguiendo a Rabbani desde antes del atentado y que el iraní permaneció cinco años en el país luego del ataque contra la AMIA. “Pero la orden de captura llegó cuando Rabbani ya no estaba en la Argentina”. En ese sentido, defendió el Memorandum con Irán – acuerdo por el cual Nisman iba a presentar su denuncia contra la ex presidenta – porque se hubiera podido interrogar a los sospechosos y terminar con la impunidad luego de 25 años.