Jaque a la ley

El señador rionegrino Alberto Weretilneck puso en duda su voto a favor del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo en caso de que no se incluyan las modificaciones que pidió al texto aprobado por diputados.

 martes, 22-diciembre-2020

El senador rionegrino Alberto Weretilneck pidió que se introduzcan modificaciones en el proyecto para que su voto sea positivo.


En plena cuenta regresiva al debate en el Senado de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, el senador rionegrino Alberto Weretilneck puso condiciones para dar su voto positivo al proyecto aprobado en diputados y con este escenario, la legalización quedó en jaque.

El legislador y ex gobernador de Río Negro, dijo que se abstendrá durante la votación si no se pone un límite de gestación de hasta 22 semanas para la interrupción de embarazos en mayores de 13 años que hayan sido violadas.

También pidió que se cambie del texto el permiso para abortar después de la semana 14 cuando estuviera en peligro la vida de la persona embarazada y otras modificaciones en los artículos sobre los derechos en la atención de la salud. En este punto, el texto dice que “el personal de la salud debe respetar las decisiones de las pacientes respecto al ejercicio de sus derechos reproductivos, las alternativas de tratamiento y su futura salud sexual y reproductiva. Las decisiones de la paciente no deben ser sometidas a juicios derivados de consideraciones personales, religiosas o axiológicas por parte del personal de salud, debiendo prevalecer su libre y autonomía de la voluntad”. Weretilneck sostiene que este artículo “llevaría a los médicos a tener que acceder a las prácticas médicas que la mujer decide, sin participar de la misma, pero cargando con las consecuencias del tratamiento defectuoso, incluso con la posibilidad de incurrir en mala praxis. Claramente que la persona gestante participa activamente de la decisión del tratamiento, pero éste no puede ser un derecho absoluto, del cual el profesional médico no participa”. Si el rionegrino cambia su voto, la legalización del aborto quedaría probablemente descartada, ya que el poroteo hasta ahora indica un empate.