Juntos por el contagio

Más preocupada por el año electoral que por la pandemia, la oposición política juega con la vida de millones de argentines. Sin ningún tipo de escrúpulos, dirigentes agrupados en Juntos por el Cambio y gobernadores resisten la aplicación de restricciones. En las últimas dos semanas, los muertos pasaron de 83 a 368 en todo el país.

 jueves, 15-abril-2021

Sin considerar el enorme peligro que representa la segunda ola, el gobernador Juan Schiaretti y Horacio Rodríguez Larreta no avalaron las restricciones anunciadas ayer por el gobierno nacional.


La pérdida de casi 60 mil vidas parece no importarles a quienes se dedicaron, desde el inicio de la pandemia, a instalar falsas dicotomías como “economía y salud”, a insistir con el regreso de las clases presenciales, y a cuestionar – sin fundamentos – la eficacia de la Sputnik V, entre otras “banderas” electorales.

En medio de una segunda ola que ya provocó un aumento brutal de casos y de muertes – y anuncia muchas más – la oposición política continúa más preocupada por los próximos comicios que por la salud y el cuidado de la vida de les argentines. Si bien ayer Juntos por el Cambio emitió un comunicado exigiendo “restricciones”, ahora entiende que “las escuelas deben seguir abiertas”, según expresó Mauricio Macri. Por cierto, durante su presidencia, el domador de reposeras redujo en un 35% el presupuesto educativo y denostó la educación pública.

A su vez, Horacio Rodríguez Larreta se volvió a ofender con el presidente Alberto Fernández porque “no le consultaron” acerca de las medidas que anunciaron anoche y accionará judicialmente frente al regreso temporal de la virtualidad escolar. El Jefe de Gobierno porteño – que tuvo que abrir las sesiones legislativas de manera remota luego de viajar a Brasil, el foco de la pandemia – se mostró en desacuerdo con las disposiciones nacionales, a pesar de que CABA es uno de los distritos considerado de “alto riesgo” por el Ministerio de Salud de la Nación.

Las islas de covid

Por su parte, los gobernadores de Córdoba y Santa Fe no adherirán a las medidas planteadas por el gobierno nacional. Ambas provincias se están acercando a los 2 mil casos diarios y están categorizadas como zonas peligrosas. Sin embargo, el único riesgo que no desean correr ni Juan Schiaretti ni Omar Perotti es la posible pérdida de votos si aplican restricciones en sus territorios. “Somos más de hacer que de hablar. Esa es la autonomía que siempre mostró Córdoba”, se jactó hoy el mandatario mediterráneo. Desde Santa Fe, su par dejó trascender que “hará todo lo posible para mantener todas las actividades abiertas”.