La caída sin Guerra Fría

Según la Asociación Alemana de la Industria Automotriz, la producción del sector cayó 25% durante el 2020 como consecuencia de la pandemia. La cifra es la más baja desde la caída del Muro de Berlín y significa un duro golpe a la economía alemana: la actividad representa el 10% de su PBI.

 viernes, 8-enero-2021

Además de registrar récord de muertes por coronavirus, Angela Merkel padece un desplome histórico en la industria automotriz alemana.


Nadie sale airoso de la pandemia. Ni siquiera Alemania, uno de los países más fuertes de Europa, ha podido detener los embates del coronavirus. Además de las más de mil muertes que viene sufriendo durante los últimos tres días, el coronavirus asestó un duro golpe al principal motor de su economía: según la Asociación de la Industria Automotriz, la producción del sector cayó 25% durante el 2020.

El tremendo desplome de la actividad no se registraba desde hace 45 años y representa el más bajo desde la caída del Muro de Berlín cuando finalizó la Guerra Fría. El impacto también recaló en las ventas que bajaron un 19%, aunque repuntaron un 10% en diciembre gracias a las ayuda e incentivos al consumo.

Además, el gradual traspaso hacia los coches eléctricos fue otro de los factores que influyó en la caída de la producción automotriz: una estrategia que implementó el país de Angela Merkel para poder competir con empresas como Tesla, propiedad de Elon Musk, el reciente y nuevo hombre más rico del mundo.