La Corte dejó sin domiciliaria a Etchecolatz

La Justicia le había concedido el beneficio de la prisión domiciliaria en dos de las cuatro causas por las que fue condenado a perpetua, pero el máximo tribunal se lo revocó. El presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz, volvió a votar a favor de los genocidas: fue el único que se opuso al fallo.

 martes, 30-octubre-2018

Miguel Etchecolatz seguirá en la cárcel de Ezeiza.


Miguel Osvaldo Etchecolatz había conseguido la prisión domiciliaria en la causa Pozo de Banfield y Circuito Camps. Sin embargo, en la jornada de hoy, la Corte Suprema de Justicia le revocó el beneficio con dos fallos. Así, seguirá en el Penal de Ezeiza, luego de una corta estadía en su casa.

En aquel momento, sus ‘vecinos’ del Bosque Peralta Ramos, lo repudiaron.

La acordada de la Corte de hoy se guía por la línea seguida en el caso Bergés, en el que se determinó que el otorgamiento de la prisión domiciliaria debe estar respaldado por un informe del Cuerpo Médico Forense.

Las resoluciones llevan la firma de cuatro de los cinco magistrados: Elena Highton de Nolasco, Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti. La firma que falta es la de Carlos Rosenkrantz, el nuevo presidente del tribunal. Para oponerse, el juez que promovió el 2×1 argumentó que los recursos de queja que presentó el Ministerio Público Fiscal “eran inadmisibles”.

El genocida, uno de los hombres fuertes de la policía bonaerense en los oscuros años de la dictadura y mano derecha de Ramón Camps, tiene 89 años. Los jueces consideraron que su estado de salud no impide que cumpla su condena en el establecimiento carcelario.

Etchecolatz está condenado por privaciones ilegítimas de la libertad, torturas, tormentos, asesinatos, desapariciones y robos de bebés. Continuará sus días, como corresponde a una bestia de su calibre, encerrado en la cárcel.