La crisis le pone freno de mano a los bondis

Empresas de transporte interurbano de Córdoba tuvieron que reducir frecuencias. Desde las empresas, apuntan a los incesantes aumentos de combustibles y al anuncio de quita de subsidios.

 miércoles, 3-octubre-2018

Los pasajeros empezaron a sufrir la baja de frecuencias en el transporte interurbano.


Los usuarios del transporte interurbano de pasajeros de Córdoba se encontraron con una sorpresa esta semana: las empresas de colectivos que utilizan habitualmente recortaron frecuencias sin previo aviso. ¿La razón? El fuerte aumento de combustibles y la quita de subsidios que ya se observa en el horizonte, a partir del 1° de enero del año 2019.

En concreto: para quedar calzados con la estructura de costos, las empresas necesitan que salgan menos colectivos y garantizar que estén llenos.

La disminución de las frecuencias no sólo trajo problemas a los usuarios sino que trajo zozobra a los choferes. Mañana, los choferes irán a una reunión con el secretario de Transporte, Gabriel Bermúdez, para ponerse al tanto de la situación. No estarán presentes los empresarios.

“No nos avisaron nada. Estamos muy preocupados. Vamos a ir a escuchar lo que diga el secretario de Transporte, tratar de encontrar una respuesta de por qué la reducción”, dijo Miguel Herrera, de AOITA.

Aunque circuló la información de que la disminución de frecuencias ya había causado algunos despidos, Herrera dijo no tener conocimiento de ninguna cesantía motivada puntualmente por esta medida empresarial. Los despidos en empresas como Buses Lep y Tus están vinculados “a conflictos de larga data”, según consignó el dirigente sindical.

Desde la Nación ya adelantaron que el 1° de enero se cortan los subsidios y esa es una de las grandes razones que se ubica en el trasfondo de esta problemática. La provincia ya adelantó que no va a subsidiar a las empresas, siguiendo la línea que tiene hasta ahora el peronismo cordobés en cuanto a volcar el peso de los subsidios en materia de transporte directamente sobre los usuarios.

Además de la cuestión de los subsidios, desde el gobierno provincial admiten que la demanda de pasajes ha caído y que las empresas tienen dificultades para abonar el gasoil. Para fin de año, la situación podría empeorar: no se descartan más aumentos en los combustibles y luego de que choquen las copas de fin de año, las empresas se quedarán sin subsidios.