“La crítica por lo del dedo es una cosa tonta”

El antropólogo y analista político Alejandro Grimson dejó sus impresiones sobre el primer debate de candidatos presidenciales. Elogió la capacidad comunicativa de Alberto Fernández y José Luis Espert y consideró que Macri estuvo “muy rígido, muy duro”.

 martes, 15-octubre-2019

Grimson destacó la capacidad de oratoria de Alberto Fernández y de José Luis Espert.


El debate del último domingo dejó una multiplicidad de lecturas posibles. El antropólogo Alejandro Grimson opinó que “las reglas tornaron al debate muy rígido”, por la falta de intercambios y por la pérdida de ritmo televisivo. “Hubo poco tiempo para que hable cada candidato, con performances muy distintas”, expresó.

Para Grimson, el presidente Mauricio Macri estuvo “muy rígido, muy duro, muy poco suelto”, a diferencia de hace cuatro años, cuando “hacía chistes, se burlaba de otros candidatos”. En esa dirección, criticó la estrategia del mandatario de decir que todo está bien en el país. “No se qué le hubiera rendido a Macri, pero eso no”.

En la otra punta ubicó a Alberto Fernández: “En el plano de la comunicación, salió ganando claramente. Por la consistencia, por la soltura. Lavagna casi nunca miró a la cámara, que es mirar a los ojos de los televidentes. Alberto Fernández siempre miró la cámara, nunca miró el papelito, siempre cumplía los tiempos”.

Al que también destacó fue a José Luis Espert, más allá del contenido de su discurso. Aunque consideró que “fue quien hizo las propuestas más antiguas, como la de arancelar la universidad”, al mismo tiempo manifestó que “dentro del espectro de candidatos de derecha fue el que salió ganando porque tiene más cualidades comunicativas”. Sobre Gómez Centurión, otro de los que se ubicaban en la parte derecha del arco político, indicó que “nunca logró terminar una frase”.

Sobre el candidato el FIT-Unidad, Nicolás del Caño, observó un error y un acierto, que en cierto modo residen en la misma temática. “Lo del minuto de silencio ya lo había hecho Sergio Massa en el debate anterior. Y cometió el error de hablar dos veces de Ecuador. Decirlo la primera vez fue un gran acierto, porque es una crisis impresionante lo que se está viviendo ahí y tiene mucho que ver con lo que se discute acá. Pero si vos tenés 13 minutos, no podés repetir”, lanzó Grimson.

Por último, se refirió a las críticas posteriores a Alberto Fernández por señalar a Macri con el dedo mientras hablaba. Que fue agresivo, que fue soberbio, etc. “Las críticas por el dedito son una cosa tonta. No podés decir que Alberto Fernández es autoritario porque señaló con el dedo índice, es totalmente tirado de los pelos. Están buscando qué pueden encontrar de negativo”, cerró.