suscripcion alreves.net.ar

“La curva de Chile hace un mes, es la misma que tenemos nosotros hoy”

Rodrigo Quiroga, bioinformático, docente de la UNC e investigador del Conicet, explica que el aumento exponencial de casos indica que en tres semanas o un mes la Argentina estará en una situación similar a la de Chile, que vio colapsado su sistema de salud. "Es urgente que se tome cuanto antes la decisión de restringir la movilidad de las personas", señaló.

 Jueves, 25-junio-2020

Rodrigo Quiroga, bioinformático e investigador de Conicet, advierte que si no se aplica una cuarentena estricta ahora, en un mes la situación será similar a la de Chile y colapsará el sistema de salud.


El aumento exponencial de casos y fallecimientos por coronavirus en la Argentina apunta a un nuevo pico que encendió las alarmas en los gobiernos de la CABA, la provincia de Buenos Aires y la Nación, y hoy se anunciará la implementación de una cuarentena estricta para los próxmos 15 días. Sin embargo, la probabilidad de acatamiento, luego de casi 100 días de aislamiento preventivo y obligatorio, está en jaque por el cansancio y la crisis económica. Rodrigo Quiroga, bioinformático, investigador de Conicet y profesor de la UNC, explica que el regreso a una fase más restrictiva de es hoy la única manera de evitar el colapso del sistema de salud.

“Todo el mundo se pregunta cuándo viene el pico y en realidad ya lo tuvimos, el 21 y 22 de marzo. A partir de ahí los casos comenzaron a disminuir producto de la cuarentena estricta que se impuso en aquel momento y tuvo un alto acatamiento pero que duró poco”, dice el investigador en una entrevista con Nada del Otro Mundo. “Alrededor del 10 o 15 de abril comienza a circular más gente, una mezcla de trabajadores esenciales y gente autoexceptuada por decisión propia o por necesidad”, agrega y explica que la falta de una detección temprana y rastreo de casos en CABA y AMBA generó que la situación “se fuera descontrolando y en las últimas dos semanas es terrorífico lo que ha crecido la ocupación de las camas de terapia intensiva”, dice. “La situación ya era dramática y cuanto antes se tome la decisión de restringir la movilidad de las personas, es urgente que se tome cuanto antes porque cada día que pasa es una probabilidad mayor de que se llegue a la saturación, a pesar de las restricciones, porque siempre tienen un efecto retardado, sobre todo en la ocupación de las camas que es de un promedio de entre 20 y 25 días por cada paciente”.

En el horizonte cercano, lo que pasó en Chile, la tragedia del sistema sanitario colapsado y las muertes por miles, aparece como un mal augurio en vista de la curva en la que está entrando la Argentina. “Estamos en una segunda ola de contagios, en una situación muy similar a la que tiene Berlín o srael, que controlaron la primera ola con el distanciamiento social y otras medidas, y luego volvió a subir por la circulación de gente. Lo mismo que Australia y Nueva Zelanda, pero nosotros con la diferencia de que ellos tienen un sistema de rastreo y aislamiento mucho más fuerte. Ahora tenemos que ver cómo se controla este segundo brote”, dice Quiroga. “Hace dos meses la curva de Chile era muy parecida a lo que estamos hoy. Estamos un mes atrás de Chile y hay que tenerlo presente. Por ahí se minimiza la situación, pero es muy similar a la de Chile hace un mes y sería muy difícil pensar que nuestro destino sea distinto si no tomamos medidas ahora”, advierte. “El aislamiento estricto es la única medida que tenemos para bajar rápido y drásticamente la cantidad de casos. Si eso no ocurre corremos serio riesgo de saturar el sistema de salud. No queda otra que una cuarentena más estricta durante al menos dos semanas, y hacerlo lo antes posible, porque mientras más tiempo pasa, es más peligroso”.

NOTICIAS MÁS RELEVANTES