La deuda interminable

El Banco Mundial desembolsará otros 500 millones de dólares y se trata del segundo desembolso de un crédito de mil millones de dólares y que habilita fondos sin destino específico, es decir que el gobierno podrá usarlos para lo más urgente, como por ejemplo, pagar otras deudas.

 viernes, 12-julio-2019

Nicolás Dujovne sigue acumulando deudas en el ministerio de Hacienda, esta vez con un nuevo crédito del Banco Mundial.


El texto que fundamenta el desembolso de otros 500 millones de dólares del Banco Mundial a la Argentina llega con recomendaciones más que instrucciones de uso. El fin de ese dinero debería ser la contención social en plena crisis, el financiamiento de emprendimientos generadores de empleo, sostener el poder adquisitivo de las AUH ante la inflación, estabilizar la macroeconomía, apuntalar objetivos de inclusión social y mejorar el nivel de vida.

Sin embargo, el crédito, que se devolverá en un plazo de 32 años, siete años de gracia y una tasa de interés del 4% anual, no impone usos específicos de los fondos y deja librado al mejor criterio de los gobernantes el destino final. De esta manera, la declaración de buenas intenciones rubricadas por Nicolás Dujovne pueden alterarse ante posibles contingencias, como podría ser el vencimiento de un pago impostergable de deuda.

Mientras la deuda sigue creciendo, al crédito del BM se le sumaría en las próximas semanas una nueva inyección del FMI que destrabaría u$s5.700 millones del stand-by, y en septiembre repetiría el mismo monto para que al gobierno entrante le quede para recibir solamente la obligación de los pagos o las negociaciones para su refinanciamiento.