suscripcion alreves.net.ar

La deuda que mata

El gobierno de Cambiemos dejó $19.000 millones de deuda en el Pami, con remedios que superaron el 500% de aumentos en cuatro años. Desde el sector farmacéutico advirtieron que si no se regulariza la situación, se suspenderá la atención al Pami en todo el país.

 Lunes, 20-enero-2020

La deuda del Estado con las farmacias llegó a $19.000 millones durante la gestión de Cambiemos, con remedios que quintuplicaron su valor.


La deuda del Estado con las farmacias que atienden Pami llega a los $19.000 millones, acumulados durante los cuatro años de la gestión Cambiemos y que hoy pone en riesgo el suministro de medicamentos a cientos de miles de jubilados de todo el país.

Así lo anunció el presidente de la Asociación de Propietarios de Farmacias Argentinas (Asofar), Norberto Mañas, en una entrevista publicada por el diario Ámbito. “Tenemos muchas farmacias familiares, que tienen un solo local y que no tienen margen para financiarse. Si Pami no paga la deuda heredada, no van a poder seguir prestando atención a los jubilados”, aseguró.

Como consecuencia, el acceso a remedios de importancia vital, como los cardiovasculares, oncológicos, medicamentos para el asma, la hipertensión arterial o la diabetes, se vería limitado de manera drástica para la población más vulnerable de los beneficiarios de jubilaciones y pensiones.

El contexto de la crisis tiene como antecedente que entre enero de 2016 y diciembre de 2019, los medicamentos más utilizados aumentaron sus precios un 444%, mientras que solo en 2019 las subas fueron del 111%. A contramano de esta inflación, las jubilaciones se incrementaron un 222,93% durante la gestión de Mauricio Macri, con una pérdida de más de la mitad del poder adquisitivo en lo que a remedios se refiere para los beneficiarios del Pami.

Un relevamiento realizado por el Centro de Profesionales Farmacéuticos Argentinos (Ceprofar) estimó que las jubilaciones durante el gobierno de Cambiemos aumentaron un promedio del 200,93%, menos de la mitad de lo que lo hicieron los precios de los remedios, y bastante por debajo del Índice de Precios al Consumidor, que alcazó el 281,35%).

Y mientras los precios se disparaban, la deuda del Pami con las farmacias se multiplicaba y la caída de las ventas alcanzaba, solo en el caso de Buenos Aires, unos 38 millones menos de unidades.

“La situación en que han quedado las dos principales obras sociales luego de estos cuatro años, PAMI y IOMA, es calamitosa. En el PAMI, por ejemplo, la anterior gestión dejó una situación de deuda de 19.000 millones de pesos, la deuda actual, que en su mayor parte corresponde a medicamentos”, indicó Sajem.