La economía, apenas un detallito

El diputado nacional de Cambiemos, Fernando Iglesias, dijo que para el gobierno "hay un balance muy favorable en todos los terrenos que no sean el económico". Apenas un detalle. Además, en la enumeración de logros parece haber olvidado algunos datos que aportamos en esta nota.

 lunes, 21-enero-2019

Fernando Iglesias, el 'diputroll', como algunos lo conocen por su actividad en redes sociales. Su estilo chicanero y verborrágico hace que el macrismo lo ponga en el frente de batalla.


Es uno de los hombres que Cambiemos pone en el frente de batalla para dar la batalla verbal tanto en medios como en redes sociales, y suele manejarse con frases altisonantes y una supuesta utilización fina de la ironía que en rigor de verdad se parece más a la chicana. Fernando Iglesias dio una entrevista a la radio La Once Diez y dijo que para el gobierno de Cambiemos “hay un balance muy favorable en todos los terrenos que no sean el económico”.

Apenas un tema menor, un detalle.

Luego, Iglesias comenzó una larga enumeración de supuestos logros macristas que arrancó así: “Nunca hubo tantos políticos corruptos presos. Nunca los empresarios tuvieron que declarar en Tribunales. Nunca se desactivó el cartel de la obra pública y de los medicamentos. Nunca hubo un plan de obra pública como el que hay. Nunca se luchó contra la droga y las mafias policiales como ahora”.

No menciona Iglesias que la causa de las fotocopias de los cuadernos -la principal a la que alude- no tiene todavía más pruebas que unos papeles de los cuales no se encuentran los originales y una serie de declaraciones -como bien menciona, muchos empresarios- que fueron realizadas bajo una suerte de extorsión con el ‘método Bonadío’: declarar en contra de los exfuncionarios y salir libre, o no hacerlo y quedar preso.

En materia de obra pública: el recorte interanual hasta septiembre de 2018 era de 47,1 % (tomando en cuenta la inflación). En el Presupuesto 2019, la caída prevista es del 27 % nominal, a lo cual habrá que añadirle el efecto inflacionario. Calculan una caída de arriba del 50 %.

Siguió Iglesias: “Se duplicaron las energías renovables, se duplicaron los parques nacionales, se pasó de ser aliados de Irán, de Venezuela y de Cuba a hacer un G20 y estar ubicados en el concierto internacional”. En materia energética, las renovables significaron un jugoso negocio para las empresas de la familia Macri. Hicieron un pasamanos al adquirir los contratos de la empresa española Isolux y luego venderlos a Genneia y a empresas chinas -con las que tiene muchos vínculos Franco Macri- y ganaron al menos 48 millones de dólares.

En cuanto al G20, si bien el gobierno hizo un uso político de la cumbre, no tuvo resultados concretos. El gran objetivo de Macri siempre fue avanzar en un acuerdo con la Unión Europea, algo que sigue trabado y sin pronóstico favorable. ‘El mundo’ -o lo que el macrismo considera como tal- viene a la fiesta, come y vuela, pero no confía en la Argentina.

“Ya no tenemos déficit primario, ya no tenemos déficit comercial, ya no importamos energía”, continuó Iglesias.

El autoabastecimiento energético fue algo muy promocionado por el gobierno, despidiendo al buque regasificador de Bahía Blanca, “un ícono del despilfarro” según el propio presidente. Un informe que difundió el Enargas hace unos días indica que la producción nacional de gas y las importaciones que todavía quedan (sí, seguimos importando) no alcanzarán a cubrir la demanda invernal y que el buque deberá volver para no tener que importar grandes cantidades de gasoil y fueloil, más caro y contaminante que el Gas Natural Licuado (GNL) del buque.

Además, el déficit primario se hizo a costa de un brutal ajuste, con reducción en términos reales en todas las áreas excepto una: pago de intereses de la deuda. Eso incluyó recortes y la destrucción del Ministerio de Salud y del Ministerio de Trabajo, ajuste en Educación, Ciencia y Tecnología, Cultura, etc. Y el equilibrio es ficticio, ya que sólo se logra con deuda y no con generación genuina de dólares.

Esto nos lleva a ver la balanza comercial. Durante los primeros dos años de gobierno de Macri el déficit comercial fue récord, con números rojos nunca antes alcanzados. ¿Qué pasó en el 2018? El tipo de cambio dejó de favorecer la producción importada, en un mercado argentino híperdeprimido, arrasado por el modelo económico y una actividad productiva congelada, que no importa bienes de capital para la producción (algo que el gobierno utilizaba, precisamente, para justificar el déficit comercial en años anteriores).

Así y todo, con este panorama, el macrismo se olvidó de un pequeño detalle: la economía.