La fantasía dujovniana del superávit fiscal

El Gobierno celebró ayer con bombos y platillos que el resultado fiscal de abril arrojó un superávit primario de 499 millones de pesos. Sin embargo, como los intereses de la deuda se llevaron 1 de cada 5 pesos que gasta el Estado, el resultado financiero –que incluye los intereses- fue un déficit de 66.000 millones. En el primer cuatrimestre, el déficit financiero fue equivalente al 0,9 % del PBI.

 viernes, 17-mayo-2019

Nicolás Dujovne le regaló un supuesto dato económico positivo a la misión del FMI, pero el peso de la deuda pinta los números de rojo.


El Gobierno tuvo un lindo título para venderle a la misión del FMI en el final de su visita: el primer cuatrimestre terminó con un superávit primario de 10.846 millones de pesos, y el equipo económico destaca que es algo que no sucedía desde 2011. Pero la supuesta buena noticia de las cuentas equilibradas se disipa rápidamente cuando se mira la foto completa, con los intereses de deuda incluidos. En ese caso, aparece un déficit de 180.855 millones de pesos equivalente al 0,9 % del PBI, tal como lo indica el Seguimiento de Resultado Fiscal de abril publicado por el propio Ministerio de Hacienda de la Nación.

Los intereses pagados en el primer cuatrimestre de 2019 aumentaron un 104,7 % en relación al mismo período de 2018, muy por encima de la inflación interanual de abril, que fue de 55,8 %. Los otros rubros del gasto están muy lejos de esos porcentajes: los gastos en prestaciones sociales aumentaron apenas 31,7 %; el gasto en salarios un 26,9 %; el gasto de capital en vivienda no sólo no aumentó al nivel inflacionario sino que cayó un 5,8 %, lo mismo que el de educación (-32,3 %).

En resumen: frente a los porcentajes de aumento del pago de intereses y de la inflación, el gasto primario aumentó apenas 32,2 %, ocho puntos por debajo de los ingresos, que subieron un 40,8 %. Son los porcentajes del ajuste.

Nicolás Dujovne festejó que en el mes de abril el resultado primario arrojara un superávit de 499 millones de pesos. Sin embargo, en el cuarto mes del año se pagaron intereses de la monstruosa deuda alimentada por el macrismo por un monto de 66.571 millones de pesos, por lo que ese pequeño superávit se transforma en un fuerte déficit de 66.073 millones de pesos. En abril, 1 de cada 5 pesos que gastó el Estado se fueron por la alcantarilla de los intereses de deuda, convirtiendo a este rubro en el segundo más abultado, después de las jubilaciones y pensiones.

Algunas comparaciones permiten entender mejor el significado de la ‘pesada herencia’ macrista a partir de la deuda: los 66.571 millones de intereses de deuda pagados en abril son casi el doble de lo gastado en salarios del Estado y siete veces más que lo destinado a Asignación Universal para Protección Social. Para muestra de qué perfil tiene el modelo actual, sobra un botón.