La fórmula de los laboratorios

23
noviembre
2021

La fórmula de los laboratorios

La intervención del Estado en el control de precios de los medicamentos volvió a poner en el centro de la escena el rol que juegan los laboratorios tanto en el sistema de salud como en el esquema político y económico del país.

Debido a su capacidad de innovación y del poder que tienen por los bienes esenciales que fabrica, la industria farmacéutica siempre estuvo rodeada de mucho secreto. Por eso, detentan un poder similar al de la industria armamentística.

En un mercado concentrado, las empresas locales  pagan fortunas a las trasnacionales que son las dueñas de las patentes y los insumos. Eso sí, en momentos de crisis, son las instituciones estatales las que garantizan el acceso a la medicación y a financiar parte de las innovaciones.

Una industria fragmentada

A diferencia de Brasil y/o Cuba, Argentina no cuenta con un sistema único de salud. Existe y se promueve una red de laboratorios estatales. La oferta de medicamentos proviene de la importación, de la industria local, nacional y extranjera (privada) y de los laboratorios estatales. 

Si bien la oferta estatal representa el 25% del mercado total de medicamentos, esta producción es esencial por el tipo de bienes que produce.

Hay laboratorios nacionales, provinciales y municipales.

Las diferencias entre las jurisdicciones dificulta la coordinación y distribución global de los productos.

A pesar de que la producción estatal significa una porción baja en términos cuantitativos, es muy importante en el aspecto estratégico.

Fabrican los genéricos y los distribuyen a los hospitales, a los centros de salud estatales y a las farmacias.  Atienden enfermedades endémicas y olvidadas que no están contempladas por los privados.

“Sacan las papas del fuego” en momentos de crisis sanitaria.

Así los describieron las investigadoras Cristina Bramuglia, Rosana Abrutzky y Cristina Godio del Instituto de Investigaciones Gino Germani (IIGG) de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.

Para ejemplo, basta un botón. Durante la epidemia de la Gripe A en 2009, los primeros medicamentos que surgieron fueron comprimidos cuya concentración hacía que no pudieran usarse en Pediatría.

Fueron las farmacias hospitalarias las que hicieron cápsulas con concentraciones adaptadas a Pediatría hasta que apareció  el medicamento en forma de jarabe. Recién ahí el laboratorio que había hecho las cápsulas presentó el jarabe.

“Lo difícil no era la enfermedad, sino el medicamento para tratarla”


Cristina Godio, farmacéutica, magíster en Salud Pública e investigadora Conicet del IIGG

En ese sentido, la pandemia del coronavirus no fue la excepción. Demostró la terrible necesidad de valorizar el rol del Estado en salud y de mantener establecimientos que, aunque no vayan a tener la capacidad de responder a toda la demanda, tienen una gran capacidad de atender necesidades básicas.

Si bien es imposible pensar que toda la producción de medicamentos sea estatal, la existencia del laboratorio público permite cuidar el tema de los precios incorporando una competencia de estas características.

“Con la Ley de Prescripción por Nombre Genérico, se logró bajar el precio de los medicamentos y favorecer el acceso a los mismos”

Cristina Bramuglia, economista, docente e investigadora del IIGG

Al mismo tiempo, brinda la posibilidad de abastecerse de determinados remedios ante restricciones externas.

...

Secretos y poder

La evolución de la industria farmacéutica en Argentina atravesó distintas etapas muy ligadas al momento político y económico del país.

Hasta los años ’90, había una conexión entre la producción de insumos y los productos finales en virtud de una economía cerrada y con protección arancelaria. Argentina producía las sustancias para hacer vacunas y medicamentos.

Después de los años ’90, la producción nacional cayó mucho frente a la apertura de importaciones y al ingreso de capitales internacionales.

Más extranjerización y mayor concentración.

Al desabastecimiento en antiretrovirales e insulina que provocó el fin de la convertibilidad y el corte de las importaciones, le siguió recientemente el “retiro” de algunas empresas trasnacionales del país. Aunque, en realidad, no se fueron del todo.

Además de que el paquete accionario de muchas empresas nacionales pertenece a capitales extranjeros, la sociedad en su conjunto paga fortunas tanto por la venta de los insumos importados como por el pago de las patentes y regalías por los medicamentos que importa.

En su análisis, las investigadoras reconocen que es una industria muy particular que no puede estar solamente a cargo de capitales privados, porque produce bienes esenciales para la sociedad que no pueden quedar librados al sector empresario, con un gran peso de transnacionales. La intervención del estado es esencial, crucial.

“Requiere largos tiempos de espera, grandes inversiones y las moléculas nuevas tienen altos porcentajes de incertidumbre”

Rosana Abrutzky, socióloga, magíster en Gestión Ambiental y docente del IIGG

Hay mucho secreto detrás de la innovación y un enorme poder detrás de los laboratorios. No es casual que, muchas veces, la facturación de la industria supere el PBI de algunos países. 

De esta manera, la intervención estatal se torna necesaria en un mercado monopolizado que se resiste a bajar los precios. Precios que dependen en gran medida del dólar y erosionan la soberanía sanitaria y  farmacéutica en momentos de crisis.

...

 Temas 

2
diciembre
2021

 Temas 

1
diciembre
2021