La fragilidad del Neuro

Según la OMS, por cada víctima fatal producto de una catástrofe, hay cinco personas que ven afectada su salud mental. En el Hospital Neuropsiquiátrico de Córdoba lo saben a la perfección: aumentó la demanda durante la pandemia en un momento en donde la falta de personal y la precarización laboral expuso la vulnerabilidad de sus trabajadores.

 Martes, 14-septiembre-2021

Desde hace un año, les trabajadores del Hospital Neuropsiquiátrico Provincial denuncian el colapso del nosocomio y la precarización laboral. Foto: Leonardo Guevara.


Meses atrás, algunos medios hegemónicos se horrorizaron con las declaraciones de la ministra de Salud, Carla Vizzotti, cuando admitió que una gran cantidad de personas iban a tener problemas de salud mental como consecuencia de la pandemia.

Lo cierto es que la OMS y la OPS estimaron que, por cada víctima fatal producto de una catástrofe, existen cinco personas que ven afectada su salud mental. Si trasladamos el cálculo a la provincia de Córdoba, por las 6843 muertes por covid que hubo hasta ahora, habría más de 34 mil personas con problemas de salud mental.

Más allá de que se trata de una aproximación, la realidad confirma un aumento de situaciones de ansiedad, angustia, depresión, comportamientos violentos y/o consumos problemáticos de sustancias psicoactivas y alcohol, entre otras.

En el Hospital Neuropsiquiátrico Provincial no solo se produjo un incremento de la demanda de atención, sino que también se profundizó la falta de personal, la precarización laboral y el agotamiento de sus trabajadores.

abrazo alreves.net.ar

Trabajadores, familiares y usuaries del hospital realizaron hoy una protesta por la situación crítica que atraviesa la institución. Foto: Gentileza UTS.

“No hay cuerpo que aguante”

Antes de la pandemia, había un total de 20-30 pacientes en el internado. Con la llegada del coronavirus, el número ascendió hasta llegar a los 60 y tuvieron que habilitar 3 áreas de aislamiento por contagios covid. Sumado a esto, desaparecieron los equipos de trabajo y muches trabajadores fueron dispensades por ser grupo de riesgo.

“Había un enfermero cada 25 pacientes. Se perdió la atención personalizada y el seguimiento”, contó a Al Revés una trabajadora del nosocomio. A su vez, la implementación de burbujas cada 15 días generó jornadas laborales mucho más extensas de lo reglamentado, provocando una enorme carga horaria, muchas veces sin francos ni vacaciones. “Se dan muchos sobreturnos, el internado es un lío y la guardia explota todo el tiempo. No hay cuerpo que aguante”, describió Gastón Vacchiani de UTS.

Al ser un centro de atención de agudos – no crónicos – la constante circulación de pacientes significó un desafío para la aplicación de los protocolos sanitarios y para los mismos profesionales que debieron adaptarse rápidamente a una modalidad diferente. “En pleno ASPO y con el cierre de otros espacios de salud mental, el incremento en la demanda de atención fue tremendo. La incertidumbre, las muertes de seres queridos, la pérdidas de empleo y los cambios laborales fueron detonantes para muchas personas”, explicó una profesional de la institución.

“No hay redes que contengan las comunidades, ni dispositivos alternativos. Todo llega al Neuro”, remarcó el representante gremial.

pasillo neuro alreves.net.ar

Poca circulación de personas al interior del hospital durante las medidas de fuerza tomadas por les trabajadores. Foto: Leonardo Guevara.


Condiciones vulnerables

Con sueldos promedio de 60 mil pesos, los escasos estímulos económicos que recibieron les trabajadores del Neuro fueron bonos y sumas mínimas de aumentos salariales. Durante los últimos meses, renunciaron 3 médicos psiquiatras – uno con 20 años de antigüedad – como resultado del estrés, el agotamiento y la presión a la que estaban sometidos. También hay licencias psiquiátricas y jubilaciones que no se cubrieron.

Frente al complejo panorama, la “salida” que encontraron las autoridades fueron los contratos temporales bajo el régimen monotributista. La precarización laboral quedó plasmada en algunos datos oficiales que brindó el gobierno provincial al 30 de junio de este año: bajó la planta permanente y subió la de contratados en salud. Por cada 10 trabajadores, más de 4 son temporarios.

Según el “Plan de Acción en Salud Mental y Apoyo Psicosocial en emergencias y desastres” publicado por el Ministerio de Salud de la Nación, los servicios de Salud Mental son una parte esencial de todas las respuestas del gobierno a la covid-19. “Deben ser ampliados y totalmente financiados”, indica. Nada de eso sucedió en el Hospital Neuropsiquiátrico Provincial donde hoy, luego de la movilización y el abrazo al edificio, contrataron a dos monotributistas más para paliar el grave déficit de personal, según denunciaron desde UTS.

asamblea alreves.net.ar

Asamblea de trabajadores en el Hospital Neuropsiquiátrico de barrio Juniors. Continuarán con la huelga por tiempo indeterminado y solo se atenderán emergencias. Foto: Gentileza UTS.