La fuga judicial

Hoy se difundió en el Boletín Oficial la renuncia de 9 magistrados luego de que Diputados diera media sanción al proyecto para reformar el régimen jubilatorio de jueces y diplomáticos. En total, ya son 18 los jueces y fiscales que decidieron abandonar sus funciones para continuar cobrando cifras que van desde los 300 a los 700 mil pesos. El presidente Alberto Fernández remarcó que lo único que se busca es “poner un poco de igualdad en el sistema”.

 viernes, 6-marzo-2020

A medida que se acerca la aprobación de la reforma de los regímenes jubilatorios especiales, jueces y magistrados se apuran a presentar sus renuncias para mantener sus altos haberes


El próximo jueves el Senado de la Nación tratará el proyecto de reforma jubilatoria para los regímenes especiales – magistrados y diplomáticos – en donde intentan establecer una nueva fórmula para calcular el haber inicial judicial. Actualmente, se determina tomando el 82% del último sueldo, mientras que el gobierno propone calcular la jubilación en base al promedio de las últimas 120 remuneraciones. En palabras del presidente Alberto Fernández, buscan “corregir un régimen jubilatorio desigual”.

Apenas se conoció la propuesta hasta que en Diputados le dieron media sanción, el Poder Ejecutivo aceptó 9 renuncias de magistrados. Hoy salió publicado en el Boletín Oficial 9 dimisiones más, 6 jueces y 3 vocales. En Córdoba, siguieron el mismo camino tres fiscales federales: Gustavo Vidal Lascano, Graciela López de Filoñuk, y el fiscal general Alberto Lozada, aunque todavía no han sido aceptadas. El titular del ANSES, Alejandro Vanoli, detalló cómo funciona el régimen jubilatorio actual y brindó detalles de las cifras tan “secretas” que tantas huidas provocan. Así, un haber “medio” – el máximo en algunos casos llega a los 700 mil pesos- ronda en los 293.107 pesos, mientras que la media de un trabajador perteneciente al sistema previsional general es de 20.575 pesos.

Tanto desde la Asociación de Magistrados como de la Junta de Gobierno de la Federación Argentina de la Magistratura y la Función Judicial manifestaron su rechazo a la iniciativa desde un primer momento. En términos generales, argumentaron que es “inconstitucional” y que la medida afectaría “la intangibilidad de los sueldos” y “la independencia judicial”. Desde el gobierno nacional remarcaron que no hay una inquina especial contra jueces y diplomáticos. “No tengo un problema con los jueces. Son muchos más los jueces honestos que los otros. Queremos poner igualdad en un sistema que no es igualitario”, aseguró el presidente.

Los desertores

Quienes abandonaron la gran familia judicial hoy son la jueza Beatriz Teresa Bistué, Jorge Adolfo López y Miguel Angel Caminos del fuero federal Criminal y Correccional; Francisco de Asís Leonardo Soto, Ricardo Luis Farías y Julio Luis Panelo del fuero Civil y Comercial; y de los vocales Mabel Alicia de los Santos, Enrique Néstor Arias Gibert y Carlos Alberto González.