La grieta de la izquierda

Al igual que hace cuatro años, el FIT (ahora unido con el MST) promete ser prescindente ante un eventual ballotage. “Para nosotros, la grieta es con los que van a seguir estando atados al FMI. Planteamos desconocer esa deuda imposible de pagar”, dijo Liliana Olivero, la candidata que encabeza la lista en Córdoba.

 Lunes, 24-junio-2019

Liliana Olivero volverá a encabezar una boleta del FIT en Córdoba. La izquierda volverá a apostar al voto en blanco si hay segunda vuelta.


La izquierda enfrentará en las próximas elecciones un viento de polarización que parece que va a soplar fuerte. Y planea encararlo con el mismo peinado que en 2015: luego de cuatro años de macrismo y de lograr una unidad histórica, el FIT-Unidad volverá a ser prescindente en una eventual segunda vuelta en la elección nacional entre Mauricio Macri y el binomio Fernández-Fernández. “Para nosotros, la grieta es con los que van a seguir estando atados al FMI con una deuda externa y eterna, imposible de pagar. Lo que plantea el FIT-Unidad es desconocer esa deuda para empezar a resolver los gravísimos problemas que tiene nuestro país”, dijo Liliana Olivero, quien encabeza la lista del espacio en Córdoba.

Consultada en el programa Nada del Otro Mundo sobre cómo se podría llevar a cabo ese planteo desde lo técnico y judicial, Olivero indicó que “la fundamentación es que desconocieron un fallo judicial”. “Es una deuda inmoral, impagable, fraudulenta. El Congreso nunca actuó, o actuó en contrario y a favor de los organismos de crédito internacionales. En la otra crisis similar a esta, desconocer la deuda permitió dar 2 millones de planes sociales”, argumentó la histórica dirigente de la izquierda local.

En una suerte de repaso programático resumido de su espacio, Olivero propuso la nacionalización de la banca, la reestatización de las empresas proveedoras de energía y un petróleo 100 % estatal. “Esto nos va a permitir desarrollar un país independiente”, dijo.

Sobre las expectativas para octubre, la candidata a diputada remarcó: “A nivel nacional tuvimos 1.200.000 votos en el tramo legislativo. Aspiramos a aumentar ese número con una unidad mayor. Pelearemos por una banca en Córdoba”. La izquierda se mantiene inamovible y pondrá a prueba su unidad poniéndose frente a una ola polarizadora que promete venir con mucha más fuerza que en 2015.