La grieta y los prescindentes

Los diputados cordobeses aportaron 14 votos a favor del Presupuesto, 3 en contra y 1 ausencia. Sólo 4 de los 18 hicieron uso de la palabra para sentar posición respecto al Presupuesto, uno de los cuales lo hizo apenas de soslayo. El peronismo cordobés sólo participó con un homenaje a De la Sota y bajando a votar a favor luego.

 jueves, 25-octubre-2018

El peronismo cordobés homenajeó a De la Sota y luego quiso pasar lo más desapercibido posible.


El debate por el Presupuesto nacional para el año que viene puso bajo la lupa la actuación de los representantes cordobeses. Por abrumadora mayoría, los diputados de nuestra provincia votaron a favor: 14 (10 de Cambiemos y 4 del peronismo local) votaron a favor, 3 votaron en contra (los dos kirchneristas y Juan Manuel Pereyra) y hubo una ausencia (la de Adriana Nazario).

En Cambiemos, Mario Negri fue el único que hizo uso de la palabra, aunque Massot fue protagonista de un escándalo en el recinto, cuando invitó a pelear a Leopoldo Moreau bajo la excusa de defender el honor de su familia. Los dos kirchneristas se expresaron en contra del proyecto de manera frontal. El peronismo cordobés eligió el silencio y sólo hablaron en la previa, en el marco de un homenaje a José Manuel de la Sota.

Negri admitió que “estamos en una crisis” y que “no nos ha ido bien con los programas antinflacionarios”, aunque negó que el apuro por aprobar el Presupuesto derive de la relación con el FMI: “El estado de estrés social más la recesión nos obligaba a no esperar”. Agradeció a aquellos diputados que apoyaron el proyecto sin ser de Cambiemos, concluyendo que “no conseguir el Presupuesto es una derrota para todos”.

Por otro lado, apuntó contra la bancada kirchnerista: “Se fumaron el país y vienen a darnos recomendaciones ahora”. Aunque, acto seguido, él mismo lo hizo, al recomendarles a sus adversarios políticos que “no hay más 2003, busquen otro camino, por ese van a chocar”. “Queremos no fracasar. Si no, ganan los extremos: los conservadores que creen que hay mucha gente arriba del barco y hay que bajarla, o los pseudo revolucionarios que añoran con el populismo cleptocrático”.

Por su parte, la kirchnerista Gabriela Estévez consideró que “este Presupuesto es la muestra del fracaso de este gobierno” y subrayó que “la represión no es una casualidad, es un modus operandi” del gobierno. Pablo Carro se dirigió directamente a los peronistas cordobeses (que no se encontraban en el recinto), y dijo “no entender la posición de aquellos que son opositores, que se presentaron a elecciones como opositores y luego vienen aquí con la orden de garantizar la aprobacón de este presupuesto”.

“En Córdoba, venden que son opositores, pero vienen acá y votan todas y cada una de las leyes”, les espetó Carro.

Por su lado, Juan Manuel Pereyra, de Concertación Forja, habló en homenaje a De la Sota aunque se permitió una pequeña disgresión: “Me preocupa cuando para muchos pareciera que el mejor presupuesto es el que viene del mercado, que apuesta a políticas de mercado. Eso no va a tener futuro”, vaticinó.