La impotencia del salario

Los sueldos volvieron a perder contra la inflación y en un año aumentaron un 38,4%, mientras que el costo de la vida se incrementó en un 57,3%.

 jueves, 1-agosto-2019

Los salarios aumentaron un promedio del 2,8% entre abril y mayo, pero el costo de vida se incrementó un 3,1%.


Los últimos datos del Indec marcaron un aumento del 2,8% en los salarios entre abril y mayo pasado, que da cuenta del impacto de los aumentos previstos por las negociaciones paritarias. Sin embargo, la suba no alcanza a empatar la pérdida de poder adquisitivo que produjo la inflación.

El informe, publicado ayer por el organismo, presenta un análisis de los salarios del sector privado y el público, además de distinguir los ingresos entre los trabajadores registrados y los informales. En el promedio, los aumentos fueron muy por detrás de la inflación, mientras que en el comparativo interanual los ingresos quedaron muy rezagados con respecto al incremento en el costo de la vida: el 38,4% de los sueldos contra el 57,3% de los precios.

En cuanto a los salarios registrados, del sector privado aportó una suba promedio de 4,2%, mientras que los empleados públicos recibieron un promedio del 2,4%. Entre los trabajadores informales o no registrados, el indicador fue negativo y los salarios bajaron un 0,2% en promedio, con una precarización cada vez más pronunciada del sector.

El estudio del Indec estima la evolución de los salarios y lo analiza a partir de variables como la cantidad de horas trabajadas, los descuentos por ausentismo, los premios por productividad y conceptos extraordinarios que se contemplan a la hora de remunerar a los trabajadores como el desempeño o características particulares de los empleados.