La industria nacional poco iluminada

La petrolera estatal YPF le compró 3 millones de lamparitas LED importadas a la empresa Philips para la promoción se lanzó hace algunos días. En la misma semana, la industria nacional de luminarias LED se declaró en estado crítico y le pide al gobierno un poco de oxígeno. En los últimos dos años cerraron las tres ensambladoras de lamparitas como las que le compraron a Philips.

 viernes, 30-noviembre-2018

Con esta frase y esta imagen, YPF promociona la promoción. Le compró 3 millones de lamparitas importadas a Philips.


Esta semana se lanzó con fuerza la promoción de YPF por la cual se pueden comprar 4 lamparitas LED importadas marca Philips a 170 pesos con la carga de su nafta Premium. Mientras la petrolera estatal inunda las pantallas con los spots de su promoción, la industria nacional del sector pide auxilio a los gritos y se declara en “estado crítico”.

YPF le compró a Philips 3 millones de lamparitas LED para esta promoción. La contracara de esa situación fue el cierre de las tres ensambladoras de lamparitas LED que había en el país. Todas bajaron la persiana bajo la gestión de Macri. Esto ya había desatado polémica cuando el gobierno recomendó el uso de estas lámparas y se conoció que los principales importadores estaban vinculados al presidente Mauricio Macri y al jefe de gabinete, Marcos Peña.

Desde la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (CADIEEL), le reclaman al gobierno por el decreto 846/18, promovido por el exsecretario de Comercio, Miguel Braun, que bajó los aranceles para importación de luminarias LED terminadas de 35 % a 18 %. De esas importaciones, gran parte viene de China.

José Tamborenea, titular de la Comisión de Iluminación de la Cámara, advirtió que el sector está “en estado crítico” y reclamó por el hecho de que, a la hora de exportar, el gobierno les carga retenciones al mismo tiempo que baja los aranceles para la importación. Cuando se publicó el decreto, solicitaron una reunión con el ministro Dante Sica, pero todavía no recibieron respuesta. “Una decena de empresas han hecho inversiones de entre 2 y 5 millones de dólares para desarrollar la industria y el gobierno no ha dado señales positivas”, le dijo Tamborenea al sitio Energía Estratégica.

En este contexto, el eslogan de la promoción de YPF parece una ironía de la política industrial del gobierno nacional. “Más que una promoción, estamos promocionando un cambio”, reza la frase. Un cambio que se está llevando puesta a la producción argentina.