La inflación de Cambiemos

Cambiemos logró lo que no se conseguía desde el año 1991: una inflación acumulada del 48,3% en lo que va del año. El INDEC informó que la inflación de noviembre fue del 4,3%. Las galletitas de agua, el asado, la banana y el tomate entre los alimentos que sufrieron más aumentos durante el mes. También hubo importantes incrementos en telefonía celular y en medicamentos.

 viernes, 13-diciembre-2019

El ex presidente se jactó de poder frenar la inflación durante su gobierno pero terminó su gestión con una cifra acumulada que ronda el 300%


“La inflación es la demostración de tu incapacidad para gobernar”, manifestó canchero Mauricio Macri en los inicios de su gestión. Teniendo en cuenta estas definiciones y los índices que fue informando el INDEC – organismo que, según él, “mejoró” durante su gobierno – a lo largo de estos últimos cuatro años, podría decirse que “el mejor equipo de los 50 años” no contó con la eficiencia y la solvencia necesaria para disminuir – o frenar – la tan criticada inflación. En lo que va del año 2019, el IPC (Índice de Precios al Consumidor) acumulado fue del 48,3% , cifra similar a la del año 1991, cuando el país estaba saliendo de la hiperinflación.

El INDEC dio a conocer el IPC correspondiente al mes de noviembre que fue del 4,3%. Según el informe difundido, entre los alimentos que aumentaron sensiblemente figuran las galletitas de agua (9,3%), el pan de mesa (5,5%), el arroz blanco (8,7%), y las carnes en general destacándose el asado – un clásico de la mesa argentina – como el que más incremento sufrió: 10,8%. Las frutas y las verduras también recibieron el impacto de la inflación, incidiendo fuertemente en productos como el limón que subió un 29,3%, el tomate un 37% y la banana un 48,8%. Por otro lado, hubo otros rubros en donde los precios escalaron notoriamente como el de comunicación – telefonía celular más precisamente – y el de la salud con subas en medicamentos y prepagas.

Según el análisis del INDEC, desde abril del 2016 hasta ahora, los productos que más han aumentado fueron la manteca (432%), el yogurt firme (407%), el aceite de girasol (406%), la harina de trigo (380%) y la leche en polvo (302%), entre otros productos básicos de la alimentación de los argentinos. Casualmente, estas altísimas cifras coinciden con lo expresado por la economista Fernanda Vallejos quien analizó que “Macri terminó su gobierno orillando el 300% de inflación acumulada”. Muy lejos parecen haber quedado las expresiones de deseo del ministro Nicolás Dujovne que señaló – utópicamente – en 2017 que esperaba que la inflación “llegara a un dígito en 2019”.