La novela negra detrás del paro del transporte

La Nación cortará en enero los subsidios al transporte público que existen en todos los países y la Provincia dijo que sólo se hará cargo del 50%. Desde la Municipalidad avisan que no tienen posibilidad de costear al sistema ni con "un peso". Los empresarios no pagan paritarias y presionan con "adelanto" de escenario conflictivo, mientras reclaman aumento del boleto.

 martes, 16-octubre-2018

El miércoles a las 6 am finalizaría el paro UTA, salvo novedades de último momento.


El fin de los subsidios nacionales al transporte a partir del 1 de enero de 2019 y la negociación en el Congreso para que el gobierno de Mauricio Macri sostenga aunque sea una parte de lo que seguirá transfiriendo a CABA y a AMBA, son el telón de fondo del paro nocturno de la UTA nacional, que hoy en Córdoba cumplirá su novena jornada. En principio, el miércoles a las 6 am finalizaría la medida de fuerza, a la espera de nuevas negociones entre empresarios y UTA.

Mientras, ronda por las calles de Córdoba el fantasma del boleto urbano a $40 y el precio sin techo del transporte interurbano como consecuencia de la quita de los subsidios, que por otra parte existen en todo el mundo.

Los empresarios del transporte no están pagando el aumento salarial del 7,5% de septiembre, acordado con la UTA en la reapertura de las paritarias. Con el no pago, presionan para lograr un aumento del boleto (en Córdoba obtuvieron el aumento en junio y sí pagaron el extra salarial) y “advierten” sobre las consecuencias del fin de los subsidios, que no excluirían despidos de personal. Dicen que no pueden afrontar ese nuevo costo salarial. En ese sentido, el paro la UTA está emparentado con un lockout patronal.

La Provincias ya anunciaron que no podrán hacerse cargo (al menos no al 100%) de los subsidios que deja de enviar Nación como parte del acuerdo de ajuste con el FMI. En Córdoba, el secretario de Transporte, Gabriel Bermúdez, adelantó que la Provincia sólo podrá compensar el 50% del monto (1.300 de 2.600 millones, aproximadamente). Aclaró que se subsidiará “la demanda y no la oferta”, y anunció ampliación de los boletos subsidiados y la depuración de los beneficiarios del Boleto Educativo Gratuito. En esta afirmación se vislumbran restricciones y mayores condiciones para el acceso a este beneficio que es el Paicor de Unión por Córdoba.

Ayer, Marcelo Cossar, secretario de Modernización del intendente Ramón Mestre, aseguró que la Municipalidad de Córdoba “no tiene ninguna posibilidad de aportar un peso para el transporte” y sostuvo que Schiaretti, como gobernador “no puede desentenderse de los cordobeses capitalinos”. El funcionario, mano derecha del intendente, remarcó que la Municipalidad ya hace aportes para costear los boletos sociales que tiene el sistema.

Si el transporte urbano pierde los subsidios directos (es decir, sólo manteniendo el subsidio al gasoil, que no estaría en discusión) el boleto urbano de Córdoba podría llegar a $40 y a un mínimo de $30. En cuanto al transporte del Gran Córdoba a la Capital, nadie se atreve a afirmar cual sería el techo, aunque se habla de subas de entre el 90 y el 100%. Ningún dirigente querrá que semejantes costos impacten en los bolsillos de los ciudadanos en un año electoral donde se juegan las tres administraciones de gobierno.