La pobreza inaceptable

Los últimos números de la pobreza generaron mucha preocupación. ¿Por qué en Córdoba hay 4 puntos más que en el resto del país? ¿Por qué la metodología utilizada esconde la situación real? Diagnóstico de un tema que escandaliza pero que a la hora de pensar con mirada electoral no aparece entre las principales preocupaciones de la gente.

 lunes, 8-abril-2019

Las escenas de pobreza se repiten en nuestra ciudad, que muestra números más preocupantes que el total del país.


El Gran Córdoba apareció en la última medición del INDEC con 36,5 % de pobreza contra el 32 % del nivel general de todo el país. Un número superior a un nivel nacional que ya es alarmante. ¿Por qué Córdoba exhibe estos números? El politólogo y especialista en inclusión social, Martín Maldonado, subrayó que es imposible saberlo a ciencia cierta pero que hay algunas particularidades de nuestra ciudad que podrían influir: “El Gran Córdoba tiene un atraso importante en infraestructura de cloacas y puede haber sido en particular golpeada por la crisis en el sector automotriz”.

Esas posibles explicaciones se suman a una cuestión vinculada a la recolección de datos, que en el caso de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) sobre la cual se basa la medición de INDEC, es realizada por cada instituto de estadísticas provincial, con sus diferencias. “Acá en Córdoba la pobreza se mide bien, y por lo general a los lugares que la miden así les da un porcentaje mayor. Entre comillas, el que dice la verdad sale perdiendo”, explica Maldonado, resaltando el trabajo del instituto provincial.

La relación de Córdoba con la medición de pobreza viene de una situación muy extraña: el INDEC dijo que en el segundo semestre de 2016 el porcentaje era de un llamativo 40,5 % y que luego, en el primer semestre de 2017 bajó a 30,7 %. Una situación que parece imposible. En estas distorsiones se abre otra discusión: si es correcta la medición unidimensional, sólo contrastando ingresos monetarios contra una canasta (la utilizada actualmente para medir data del año 1988). Maldonado recuerda que el Gobierno provincial argumenta que la medición debería incluir los programas sociales que no implican ingreso monetario: Paicor, Boleto educativo, tarifa social, etc. Según la provincia, esos programas hacen que una familia en riesgo de caer bajo la línea de pobreza deje de gastar entre 3 y 5 mil pesos mensuales. Así, la medición de condiciones de vida que realiza la Provincia dio 32,7 % para el segundo semestre de 2018, 4 % menos que la medición del INDEC.

Vale decir que, eventualmente, las otras provincias también tienen planes sociales y eso no llegaría a explicar los más de 4 puntos de diferencia del nivel general de pobreza con el porcentaje en Córdoba.

Mediciones viejas, resultados distorsionados

Maldonado se mostró muy crítico con la forma de medición que utiliza el INDEC y consideró que es “obsoleta”. “Se comparan los ingresos contra una canasta de 64 productos alimentarios. Lo que termina haciendo es medir la variación del precio de esos productos. Se distorsiona la medición por la inflación: la pobreza en el país es mucho más que la que dice el INDEC”, señaló, al tiempo que recordó que otros países del continente hacen una medición multidimensional que incluye una multiplicidad de variables no monetarias. “La nuestra es una medición poco realista y obsoleta”, indicó.

“De todos modos, lo central es que la pobreza que tenemos es inaceptable. ¿Cómo puede ser que después de 35 años de democracia, de gobiernos de todos los colores políticos, seguimos teniendo un tercio de los argentinos pobres?”, se quejó. Por último, recordó que si bien la pobreza causa mucho escándalo cuando se conocen los números, no aparece entre las principales preocupaciones en las encuestas de opinión pública: “Los políticos responden a la motivación de los votantes y a los votantes no les interesa el tema pobreza. Los dos principales temas según los estudios de opinión pública son inseguridad e inflación. Es el cuidado del patrimonio conseguido y del patrimonio pasado”.