“La Policía de Córdoba está siendo agresiva con haitianos y senegaleses”

Cambiemos ofrece una compensación simbólica a sus votantes enojados por la economía y pone el foco en los "peligrosos" del sistema. Marta Guerreño, del Centro de Inmigrantes de Córdoba, dijo que la criminalización de los extranjeros "repercute en la población".

 lunes, 5-noviembre-2018

Marcha de migrantes en Buenos Aires. En Córdoba, el 95% de los residentes extranjeros provienen de la región.


Mauricio Macri no le puede dar consumo, empleo, ni perspectivas de crecimiento a sus votantes, pero les da leyes represivas contra los “peligrosos”: migrantes y manifestantes. En esa línea de “compensación simbólica” a los sectores conservadores que lo eligieron y hoy dudan, se inscribe el proyecto de endurecimiento de las leyes migratorias y contra los manifestantes callejeros.

Durante noviembre, el Ejecutivo enviará al Senado un proyecto de reforma del Codigo Penal, que según publicó el portal Infobae, agravará las penas para los extranjeros que utilicen documentación falsa y para los expulsados por condena judicial que incumplan la prohibición de reingreso a la Argentina. “Somos demasiados amplios y generosos con los extranjeros”, había dicho Macri en Río Cuarto.

No es (o no solamente es) efecto Bolsonaro. Las políticas de endurecimiento contra los migrantes (de países en desarrollo, no de países centrales) es parte del ADN de Cambiemos. El DNU 70/2017 de Macri autoriza la expulsión de extranjeros acusados de algún delito sin sentencia firme. Fue objetado por la Cámara porteña en lo Contencioso Administrativo, que lo consideró lesivo de derechos humanos de los migrantes, pero mientras la Corte resuelve su validez, ya sirvió para deportar a más de mil extranjeros.

Marta Guerreño López, migrante paraguaya, presidenta de la Unión de Colectividades de Inmigrantes de Córdoba (Ucic) y miembro de la Red Nacional de Líderes Migrantes en Argentina, señaló que en Córdoba ya se sienten los efectos de las políticas migratorias del PRO. “Esta criminalización de las migraciones en el discurso de los políticos repercute en la población. La gente tiene muchos problemas económicos y al escuchar esos discursos tan irresponsables, culpa a los migrantes de sus males, nos usa de chivos expiatorios”, indicó al portal Al Reves.

Guerreño sostuvo que “la Policía de Córdoba está siendo muy agresiva con los haitianos y senegaleses que venden en la vía pública, con maltrato verbal e incautación de mercaderías” y señaló que llegan noticias de la frontera en relación a mayores dificultades para ingresar al país.

El delito de cortar la calle

Con respecto a las marchas callejeras, se contemplará como delito el arrojar elementos que pudieran provocar lesiones o muertes, durante manifestaciones en la vía pública, y penará a quien detenga o entorpezca la marcha de un medio de transporte público. Es decir que un corte de calzada para una movilización podría considerarse delito.