La pollera amarilla

El intendente de La Plata, Julio Garro, emitió una circular increíble: prohíbe a las mujeres que trabajan en el municipio utilizar polleras por arriba de las rodillas y usar remeras "que dejen al descubierto el abdomen". La que no cumpla, no podrá prestar servicio y se contabilizará el día como ausente.

 lunes, 28-enero-2019

La circular del intendente de La Plata, Julio Garro, con disposiciones machistas. (Foto: twitter @vtolosapaz, Victoria Tolosa Paz, concejal platense)


Increíble pero tristemente real: una circular interna del intendente de La Plata, Julio Garro, discrimina a las mujeres que trabajan en el municipio y les prohíbe la utilización de ciertas prendas, según las partes del cuerpo que dejan al descubierto. A contramano del momento histórico, las mujeres que cumplan funciones en la capital bonaerense no podrán ingresar a trabajar en caso de incumplir esa norma.

“El personal femenino no podrá asistir con prendas que dejen al descubierto el abdomen, como así tampoco con polleras/vestidos que no alcancen o sobrepasen el límite de las rodillas”, dice el texto que lleva la firma de Roberto Di Grazia, Secretario de Convivencia y Control Ciudadano (se ve que las polleras y remeras cortas dificultan la convivencia y es necesario el control). Machismo explícito.

Para los hombres, la única prohibición es la de asistir con remeras/buzos de equipos de fútbol ni bermudas. “El incumplimiento a lo enunciado precedentemente implicará que el agente no pueda tomar servicio, consignándose ‘ausente’ en la planilla de asistencia”, completa la norma impulsada por el intendente Julio Garro, hombre del PRO muy cercano a María Eugenia Vidal.

Los concejales de la oposición alzaron la voz al enterarse de la prohibición y anunciaron que pedirán la nulidad de la medida.

La prohibición aparece en un momento muy particular: hace algunas semanas, una extrabajadora del Concejo Deliberante de La Plata denunció judicialmente a Fernando Ponce, presidente del Concejo, por abuso sexual. Ponce presentó días atrás su renuncia como presidente del Concejo, aunque seguira como edil.

En muchos ámbitos del Estado rigen alguna reglas tácitas por las cuales las mujeres no pueden elegir qué prenda vestir. Por ejemplo, las docentes de enseñanza media de nuestra provincia dicen no poder llevar musculosas o remeras sin mangas como una norma tácita. Sin embargo, el caso de Julio Garro va más allá y plasma la prohibición en un texto que seguramente generará una multiplicidad de reclamos y repudios.