“La presencia del rey está sobredimensionada”

A partir de la visita de Felipe VI a Córdoba en oportunidad del Congreso Internacional de la Lengua Española, la investigadora en Historia, Griselda Tarragó, explicó que la dinastía de los borbones –a la que pertenece Felipe- fue la creadora de la Real Academia Española. “Estas academias conservan lo más rancio de la intelectualidad”, lanzó. Además, fue crítica con el lugar que se le dio a la visita real.

 miércoles, 27-marzo-2019

El rey Felipe VI estuvo en el Teatro del Libertador junto a Macri inaugurando el Congreso de la Lengua.


El rey de España, Felipe VI, transita su segundo día en nuestro país y abrió el Congreso Internacional de la Lengua Española en Córdoba. Al igual que en su paso por Buenos Aires, fue el centro de atención de todo el acto. La profesora de Historia Moderna de la Facultad de Filosofía de la UNC, Griselda Tarragó, consideró que “se ha sobredimensionado la presencia del rey” y que “podría haber venido pero no tener una centralidad como la que está teniendo”. Para la historiadora, “hay un reforzamiento simbólico de reconocer a la madre patria y los antiguos vínculos que nos sujetaron como colonia”, lo cual atribuyó a una “decisión política de la organización”.

La coordinadora del área de Historia del Centro de Investigaciones de la FFyH explicó que hay un vínculo histórico de este rey con el Congreso de la Lengua: “No casualmente este Borbón toma el nombre del primer Borbón, que fue Felipe V, que fue el que llega a la monarquía hispánica a principios del siglo XVIII. Es el que comienza el proceso de tratar de generar una monarquía más absoluta, y entre otras cosas se da la creación de las reales academias. Se crea la Real Academia de la Lengua”.



Al analizar la arqueología de este vínculo, Tarragó señaló que “estas academias intentan generar una historia oficial y homologar el uso de una lengua que es el castellano frente a lenguas regionales”, lo cual le generó enfrentamientos con el reino de Aragón y Cataluña por intentar bloquear el uso del catalán. Esta monarquía, la que promovían los Borbones, “pretendía borrar el antiguo pasado monárquico español, más agregativo y compuesto, donde los reinos se expresaban más libremente”. La oposición a esto, según Tarragó, fue lo que la Revolución de Mayo tomó “como fundamento filosófico: reclamar la autodefinición política de los pueblos que componen los reinos de la monarquía hispánica”.

En cuanto a la creación de las reales academias por parte de los Borbones, Tarragó sostuvo que “estas academias conservan lo más rancio de la intelectualidad hispánica y están vinculadas al poder monárquico”. Además, analizó que este Congreso de la Lengua con visita real incluida “se da en un contexto donde la monarquía española está cuestionada por el tema político pero también sospechada de hechos de corrupción”. Y concluyó que esta visita “se resignifica en un momento donde la política nacional está claramente alineada con una mirada ultraconservadora”.