La revolución de los cínicos

Después de generar un endeudamiento récord en la historia mundial, de pedir el préstamo más grande que haya otorgado jamás el FMI y de dejar la inflación más alta desde 1991, "el mejor equipo de los últimos 50 años" se dedicó a criticar y opinar en las redes sobre la reestructuración de la deuda conseguida por el gobierno de Alberto Fernández.

 miércoles, 5-agosto-2020

EL acuerdo con los bonistas extranjeros fue saludado y criticado desde la oposición que lidera Mauricio Macri, que aseguró que "nunca es una buena idea defaultear al país"


El anuncio del acuerdo alcanzado con los tenedores de bonos bajo ley extranjera generó una ola de celebración puertas adentro del gobierno nacional y un alivio en los mercados que se reflejó en el repunte de las cotizaciones de las acciones argentinas en Wall Street, junto con una merma en la brecha entre el dólar oficial y el paralelo, como un primer indicio de presión en descenso. Entre las filas de Juntos por el Cambio, Mauricio Macri saludó desde París el acuerdo y dijo que “defaultear jamás puede estar bien”, sin hacer mención de que dejó el gobierno con una deuda que alcanzaba el 90% del PBI.

Lejos de su responsabilidad en el Banco Central, Guido Sandleris se dedicó a analizar el acuerdo con un hilo de tuits en los que desmenuzó sus opiniones y aseguró que “la estrategia de negociación elegida generó demoras innecesarias (el gob se refugió en la ambigüedad de no presentar un programa económico y tardó en iniciar conversaciones serias con los acreedores) que nos forzó a convivir muchos meses con la incertidumbre del default”.

Luis “Toto” Caputo, en un despliegue de diplomacia al borde del cinismo, felicitó al gobierno y el equipo de Martín Guzmán y, sin mencionar su bono a cien años cuyos intereses la Argentina seguirá pagando durante décadas, dijo que “ojalá esta pesadilla de pandemia termine pronto y comience el proceso de recuperación económica que tanto necesita la gente!”.

Más irritante que sus correligionarios, Alfonso Prat-Gay consideró en su cuenta de Twitter que “se podría haber logrado un acuerdo mejor. Como Ecuador: más rápido, mayor alivio de intereses, mayores plazos y quita de capital. Pero ya está: con acuerdo no alcanza; sin acuerdo no arranca. Ahora a ponerle todo el diálogo y toda la energía para salir de esta dolorosa recesión”.

Esteban Bullrich, en una entrevista con FutuRock, señaló que “era importante poder avanzar en el acuerdo y dejar el tema cerrado para poder dedicarle el tiempo a las otras áreas de la economía. Tenemos que estar juntos para reactivar la economía lo antes posible. El no-cierre de la deuda estaba generando una distracción enorme y la imposibilidad de ir a los mercados de crédito”.