suscripcion alreves.net.ar

La salud no fue lo primero

Dejaron a los argentinos sin Ministerio de Salud, retuvieron 12 millones de vacunas por no abonar una tasa en la Aduana y no concluyeron las obras de hospitales públicos. Hoy se conoció que “el mejor equipo de los 50 años” también arrojó en un depósito gran cantidad de equipamiento tecnológico del Programa Cibersalud que hubiese servido para actuar frente a la pandemia.

 Miércoles, 18-marzo-2020

Mauricio Macri y María Eugenia Vidal se rieron de los argentinos una vez más: dejaron abandonados en un depósito gran cantidad de equipos tecnológicos del Programa Cibersalud que hubiesen contribuido a enfrentar el coronavirus


Los depósitos son espacios en los que, generalmente, se “archiva” todo aquello que se considera que no es necesario o que no tiene gran utilidad en lo inmediato. Así parece haber considerado el presidente Mauricio Macri gran cantidad de equipamiento tecnológico que formaba parte del Programa Cibersalud a cargo del Ministerio de Planificación y que fue lanzado en el año 2014 durante la presidencia de Cristina Fernández. Como si se tratara de un dejavú, la gestión de Cambiemos había prometido la continuidad del programa – una mentira que se repitió con otras políticas de Estado – pero la había rebautizado como “Programa Nacional de Telesalud”, dependiendo así de la Secretaría de Salud bajo la órbita del Ministerio de Modernización.

El material tecnológico fue encontrado embalado y abandonado por trabajadores del área de medios de la Jefatura de Gabinete en un depósito del Correo en la localidad de Tortuguitas, provincia de Buenos Aires, según publica Página 12. Este equipamiento, que había sido sugerido por la OMS al Estado Argentino, iba a permitir conectar entre sí gran cantidad de hospitales de todo el país; capacitar a distancia y en forma simultánea a profesionales de la salud; y aplicar programas de prevención y tratamientos de forma remota evitando el traslado de pacientes, entre otras particularidades. Lamentablemente, estos equipos quedaron obsoletos producto del abandono al que los sometió “el mejor equipo de los 50 años”, pero podrían haber sido de mucha utilidad para enfrentar la emergencia sanitaria decretada a causa del coronavirus.

Este hecho es uno más en la larga lista de medidas de desprecio a la salud de todos los argentinos por parte del ex presidente Mauricio Macri. Como ejemplos, cabe recordar que dejó sin Ministerio de Salud al país y retuvo alrededor de 12 millones de vacunas por no querer abonar una tasa en la Aduana. Por su parte, el gobierno nacional a través de sus ministros Martín Guzmán y Matías Kulfas, anunció ayer que el Estado Argentino decidió realizar una inversión total cercana a los 700 mil millones de pesos para enfrentar la pandemia que paralizó al mundo. También el presidente Alberto Fernández informó que construirán 8 hospitales de emergencia para detener la propagación del coronavirus y supervisó el estado de los hospitales de La Matanza, cuyas obras quedaron paralizadas durante la administración de la ex gobernadora de Buenos Aires. María Eugenia Vidal había asegurado en el año 2017 que no iba a construir hospitales nuevos porque era “una estafa a la gente” y que lo que valía la pena era “poner equipamiento de última generación, que haya insumos, enfermeras y médicos”.