“La sensación es que todo es un caos”

Guillermina Soria es una militante feminista cordobesa que vive hace 12 años en Venezuela. "Estoy casi sin señal, los servicios están colapsados, no tengo agua hace 15 días", cuenta con preocupación. Asegura que "esta vez sí hay una situación abierta de golpe de Estado" y considera que la clave será la postura que tomen las Fuerzas Armadas.

 miércoles, 23-enero-2019

Nicolás Maduro salió algunas horas después que Guaidó y habló desde el balcón del Palacio de Miraflores.


La situación de Venezuela mantiene en vilo a todo el continente. En el día de hoy, la oposición avanzó al autoproclamarse presidente Juan Guaidó, quien encabeza la Asamblea Nacional, en medio de una gran marcha opositora. Maduro respondió hablando en el Palacio de Miraflores y anunciando la ruptura de relaciones diplomáticas con Estados Unidos. Pero en la calle, lejos de los escritorios oficiales, el escenario es sombrío.

Guillermina Soria es cordobesa y hace 12 años que vive en Venezuela. Es una militante feminista y especialista en cuestiones de género que trabaja en programas gubernamentales. Cuenta que acaba de volver de viaje a Venezuela luego de dos meses y sin eufemismos lo define: “Está todo mal”. “La sensación es que es todo un caos. Llego a mi casa y me quedo sin señal, con una línea que ni siquiera es de la empresa del Estado. Todos los servicios están colapsados, no tengo agua hace 15 días”, grafica.

En su barrio, una zona de clase popular denominada El Valle, en Caracas, la tensión se empezó a sentir desde hace ya varias horas. “Hace dos días empezaron los cacerolazos y hubo situaciones de violencia, quemaron cosas, hubo tiros hasta la madrugada”, relata Soria. Cercana ideológicamente al gobierno de Maduro, la cordobesa admite: “No fui a la marcha. Estoy cagada, hubo dos días de tiroteos. Todos los negocios de la zona están cerrados. Quiero comprar algo para comer y no puedo porque no hay nada abierto”.

Guillermina cuenta que el barrio en el que vive es tradicionalmente chavista, pero que ahora “la zona parece toda tomada por la oposición”. “Creo que ahora sí hay una situación abierta de golpe de Estado. Es clave ver cómo reaccionan los militares. Si apoyan a Guaidó, olvidate”, manifiesta.

Además, subraya que si Estados Unidos apoya al joven opositor, podría mover los activos de Venezuela en el exterior y eso le posibilitaría a Guaidó, en caso de tomar efectivamente la presidencia, contar con dinero para tomar aire en las primeras horas de una eventual gestión.