La tijera en stand by

El gobierno nacional decidió dejar en suspenso el recorte en asignaciones familiares, que tiene como eje la eliminación de las diferencias por zona. Según el comunicado del Ministerio de Trabajo, se tomarán 30 días para evaluar “los alcances de la medida”, tras el fuerte rechazo social y político.

 viernes, 3-agosto-2018

Triaca y Basavilbaso tuvieron que pisar el freno y suspender un ajuste que algunos especialistas calculaban que iba a alcanzar a 400 mil personas.


Hace algunos días, la publicación del decreto 702/2018 caia como un hachazo sobre el poder adquisitivo de cientos de miles de trabajadores argentinos, implementando, entre otras modificaciones, la eliminación de zonas diferenciales en el país en las que los beneficiarios cobraban hasta más del 50 por ciento. Ante el rechazo generalizado, el Ministerio de Trabajo anunció que la medida queda en suspenso por 30 días.

“Durante este período se realizará una evaluación del alcance de la medida y los tiempos de implementación de la misma, con el objeto de seguir trabajando para alcanzar un sistema de seguridad social más inclusivo y sustentable”, reza el comunicado de la cartera laboral.

Mientras el gobierno resuelve, los beneficiarios cobrarán igual que lo hacían antes del decreto que llevó la firma de Gabriela Michetti (Macri estaba en Sudáfrica). Por ende, la asignación por hijo, que tiene una base de 1.578 pesos, seguirá percibiéndose con los incrementos que la llevan a 3.155 y 3.407 pesos según las zonas. La resolución que había tomado el gobierno también modificaba los márgenes de ingresos en los cuales un trabajador cobra asignaciones familiares. Ese punto no entra en suspenso y se implementará a partir de septiembre, tal como estaba previsto.

El Ejecutivo vuelve a dar marcha atrás con una medida por la reacción social. El tremendo y sorpresivo ajuste cosechó críticas de dirigentes de la propia alianza gobernante. El radicalismo patagónico –la región más afectada por la medida- fue el que respondió con mayor énfasis, haciendo crujir a Cambiemos.