La UCA ya prende las alarmas

El Observatorio de la Deuda Social Argentina, que depende de la UCA, ya anticipó que a fin de año las nuevas mediciones de la pobreza estarán por encima del 35 % que preveían. Además, dicen que la inseguridad alimentaria llegará “a niveles alarmantes”, con un 14 % de niños y niñas bajo inseguridad alimentaria grave y un 7 % que se va a dormir sin cenar.

 martes, 27-agosto-2019

Los comedores en nuestro país reciben cada vez a más gente y no alcanzan a contener la catástrofe social.


La profundización de la crisis trajo una consecuencia que no por previsible es menos dolorosa: la UCA ya anticipó que la medición de pobreza de fin de año “va a estar por encima del 35 % que habíamos medido”, según dijo la investigadora del Barómetro de la Deuda Social, Ianina Tuñón. Con el foco puesto en la situación del conurbano bonaerense –el foco de pobreza más grave, por la situación económica y la densidad poblacional-, señaló que “hay un agravamiento en la cantidad de niños que van a alimentarse a comedores”.

“Hoy un 14% de chicos está bajo inseguridad alimentaria grave y un 7% de chicos se va a dormir sin cenar”, reveló en diálogo con Futurock, al tiempo que añadió que antes no se superaba el 9 % de inseguridad alimentaria infantil. En un informe publicado ayer, el Observatorio de la Deuda Social dio cuenta de que la inseguridad alimentaria total –hogares que bajaron cantidad o calidad de alimentos- pasó del 21,7 % en 2017 a 29,3 % en 2018. La inseguridad alimentaria severa –niños, niñas y adolescentes que pasan hambre- pasó de 9,6 % a 13 %.

En nuestro país, uno de cada tres niños, niñas y adolescentes reciben cobertura alimentaria. Tal como indica el informe, el incremento de la asistencia alimentaria es acompañado por el incremento de la inseguridad alimentaria al año siguiente, por lo que el 34,9 % de cobertura alimentaria en el 2018 hace presagiar una suba de la inseguridad alimentaria en el dato de este año.

Según detalló Tuñón, por primera vez desde 2010, la ayuda alimentaria sumada a las transferencias de ingresos no fueron suficientes para contener la situación de avance de los problemas alimentarios. Se estima que el informe de 2019, cuyos resultados se conocerán en diciembre, tendrá números lapidarios.

Hace un par de meses, la UCA previó un 35 % de pobreza en la medición de este año. “Nos quedamos cortos”, admitió Tuñón. El agravamiento de la crisis en lo que va del segundo semestre rompe cualquier pronóstico, por pesimista que sea.