La única deuda que pagó Macri fue para los porteños

Horas antes de irse del poder, Mauricio Macri firmó escrituras de propiedades del Estado Nacional para cedérselas a la Ciudad de Buenos Aires por un valor de $15.800 millones. Luego de perder en las PASO había sacado un decreto de Necesidad y Urgencia que habilitaba a la Administración de Bienes del Estado a transferir bienes a discrecionalidad.

 martes, 28-enero-2020

Horas antes de dejar la presidencia, Mauricio Macri firmó la transferencia de bienes de todos los argentinos a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


A la manera de un benefactor anónimo, pero ejercitando la filantropía con bienes ajenos, en sus últimas horas como presidente Mauricio Macri decidió donarle a la Ciudad de Buenos Aires bienes del Estado Nacional por valor de $15.800 millones, a título de cancelación de deudas por realización de obras.

Según la información a la que pudo acceder Martín Cosentino, el nuevo presidente de la Agencia de Administración de Bienes del Estado, el decreto fue firmado en las últimas horas del 9 de diciembre pasado, muy poco antes de que la firma de Macri caducara como presidente pero a tiempo para hacer efectiva su donación millonaria -de propiedades de todos los argentinos- en beneficio de la ciudad que le dio todos sus votos.

El decreto que lo autorizaba a realizar semejantes transferencias fue firmado bajo la forma de un DNU, el 28 de octubre pasado. “Llamativamente encontramos una enrome discrecionalidad, con una cantidad enorme de inmuebles cedidos a la ciudad de Buenos Aires. Esto comenzó con un Decreto de Necesidad y Urgencia, al otro día de la derrota electoral”, dijo el funcionario en una entrevista con Radio 10.

Algunas de las propiedades cedidas son el Paseo del Bajo ($5.400 millones), los viaductos de los ramales de tren Mitre y San Martín (por $8.500 millones) y el playón ferroviario de Caballito (por u$s30 millones), entre otros. “Son cantidad de recursos de todos los argentinos en bienes inmuebles para cancelar deuda que tiene la Nación con la Ciudad, con mucho valor comercial”, dijo Cosentino y agregó que no había ninguna necesidad ni urgencia en realizar esta transacción, como tampoco justificación de pagar las deudas de la Nación con la Ciudad de esta manera. “Lo más llamativo es que se hizo a las apuradas, muy rápidamente, con escrituras dadas el 21 de noviembre y algunos actos administrativos el mismo 9 de diciembre, que tiene que ver con concesiones, y con una notoria voluntad de hacer rápido una transferencia de inmuebles a la Ciudad de Buenos Aires”, agregó y explicó que se está analizando “lo estrictamente legal, desde la legitimidad y desde el valor de la lógica institucional de gobierno, no tiene ninguna racionalidad”.