“La unidad avanza lenta porque algunos siguen enojados con Cristina”

El exjefe de gabinete, Alberto Fernández, hoy se erige como uno de los articuladores en la construcción de un espacio de unidad opositora. Destacó que la expresidenta "no pone ningún palo para con nadie". Destacó la mirada del escenario electoral de Sergio Massa, analizó la representatividad de las encuestas y criticó el protocolo de Patricia Bullrich.

 viernes, 7-diciembre-2018

Alberto Fernández admitió que algunos dirigentes todavía mantienen mucho enojo con la expresidenta.


Desde hace un tiempo a esta parte, Alberto Fernández se transformó en uno de los analistas más lúcidos del escenario político argentino. Y a la hora de declarar, lo hace con claridad: “La unidad avanza lentamente porque hay algunos que todavía están muy enojados con Cristina. Lo más llamativo es que Cristina, que es la que más votos tiene, no pone ningún palo para con nadie”.

El exfuncionario kirchnerista consideró que hay heridas que cuestan cerrar entre las distintas vertientes del peronismo, pero se mostró confiado de cara a 2019: “Durante diez años hubo muchos desencuentros entre nosotros. Nos maltratamos mucho, nos maltratamos públicamente. El regreso se hace más tortuoso, pero estoy seguro de que vamos a llevar adelante la unidad”. Para Fernández, la polarización es “irreversible” y “las posibilidades de que se abra una tercera opción prácticamente no existe, no hay un tercer modelo de país”.

Respecto a las críticas que hasta hace pocos meses dirigía contra Cristina, dijo que las mantiene aunque “no tiene sentido seguir discutiendo a Moreno mientras Dujovne hace estragos”.



Fernández hizo una lectura de lo que pueden marcar las encuestas y dijo que el supuesto 40 % del electorado que no está polarizado “es un espejismo, como el charco de agua que vemos a lo lejos en la ruta un día soleado”. “Hay un 40 % que le contesta al encuestador lo políticamente correcto, que es no estar con ‘la locura de Macri’ ni con ‘la locura de Cristina’. Pero, a medida que llega la elección, ese 40 % revela su simpatía por uno u otro”, explicó.

Contó que hace algunos días habló con Florencio Randazzo, quien hace bastante tiempo no tiene apariciones públicas. “Está alejado de la actividad política”, reveló. Además, elogió a Massa y dijo que del espacio que comparte con Pichetto, Urtubey y Schiaretti, “es el único que tiene votos, tiene entre 7 y 10 puntos”. “Massa entiende la lógica de la unidad, que no quiere decir estar con Cristina sino estar bajo el mismo paraguas”, apuntó.

Protocolo Bullrich y gatillo fácil

Fernández, además de dirigente político, es docente universitario en la Facultad de Derecho de la UBA. Desde una mirada jurídica, enumeró que “hay cuatro causas que pueden justificar un hecho delictivo: que uno esté cumpliendo un deber; que uno actúe en legítima defensa, que actúe en estado de necesidad o que esté ejerciendo un derecho”. Lo que hace Bullrich, según Fernández, es cambiar el argumento típico para justificar el gatillo fácil: “El argumento ya no va a ser la legítima defensa sino el cumplimiento del deber”. Con ese respaldo, un policía podrá matar por la espalda a alguien en fuga o por la simple sospecha de que posee un arma.

“A la gente le tenemos que explicar que esto les suena razonable porque estamos hablando de disparar contra un delincuente. Pero atención: se empieza disparando contra un delincuente y se termina matando a un inocente. Cuando ven que el abuso policial puede tocarles cerca, se vuelven todos protectores de los derechos humanos”, concluyó.