“La unidad es más fuerte que tres gordos comiendo caviar”

El titular de La Bancaria de Córdoba, Raúl Ferro, fue con los tapones de punta contra la cúpula de la CGT por su decisión de no plegarse al paro del 30 de abril convocado por el Frente Sindical de los Moyano. “Hay un sector que es pasivo, silencioso y arreglador, pero hay otro sector que esta para decirles que necesitamos una política económica con una mirada más distributiva”, sostuvo.

 miércoles, 17-abril-2019

Raúl Ferro, uno de los dirigentes cordobeses más críticos con la CGT.


La tensión dentro del movimiento sindical es directamente proporcional a la profundización de la crisis económica. El paro convocado para el 30 de abril por el Frente Sindical para el Modelo Nacional –que tiene como caras visibles a Pablo y Hugo Moyano y a Sergio Palazzo- fue el disparador de una escalada de declaraciones cruzadas entre dirigentes de ese espacio y de la CGT. “La CGT nacional y su conducción toman a los trabajadores como figuras de cambio: ‘Yo te paro si vos no me das’. Están jugando intereses de obras sociales”, consideró Raúl Ferro, titular de La Bancaria de Córdoba.

“Ideológicamente no comprenden la realidad, representan a sectores donde tenemos despidos. Son los sectores que viajaron con Triaca a Europa y le dieron todos los beneficios, son los mismos que se sientan en la oscuridad a espaldas de los trabajadores. Son señores de los negocios más que defensores de los trabajadores”, lanzó el dirigente sindical. Ferro confió en que el paro del 30 “va a superar las expectativas”. Consideró que “el Gobierno trata de arreglar con un sector que es pasivo, silencioso y arreglador, pero hay otro sector que está para decirles que hay que orientar una política económica con una mirada más distributiva”.

La crítica no quedó ahí. Ferro aseguró que “esta CGT va a estar en las páginas negras de la historia” y que los miembros de su conducción “van a quedar como los facilitadores de políticas de explotación de los trabajadores”. “Este es el plan para dividir al movimiento obrero frente a las elecciones. Pero el movimiento obrero tiene claro que si no cambiamos de modelo perdemos los puestos de trabajo y perdemos el futuro. Esta más fuerte esa unidad que tres gordos sentados en un sillón comiendo caviar”, disparó el dirigente bancario.

Paritaria corta en medio de la crisis

Los números de la inflación se aceleraron y cada día el poder adquisitivo de los trabajadores se deteriora. Entonces las paritarias se convierten en una instancia clave para intentar recuperar una porción de lo perdido. Para Ferro, “tienen que ser paritarias cortas, con una cláusula de revisión cada tres meses” ya que “no se puede proyectar una paritaria anual con estos picos inflacionarios”.

Por último, pidió “no perder de vista que con este modelo hay algunos que ganan”. Entre ellos, nombró como ejemplo al exministro Juan José Aranguren, que “era socio de Shell y tenía como 9 millones y medio de dólares con el dólar a $ 9,50”. Además, apuntó que los bancos “ganan infinidad de plata con las Leliq entre 65 % y 70 % (de tasa) y una tasa de interés para los clientes entre el 35 % y el 42 %”.