La vergüenza es lo segundo que se pierdem

Mauricio Macri publicó varios tuits en respuesta a la carta de Cristina Fernández de Kirchner en los que manifestó sentirse convocado al diálogo con todos los sectores políticos. Desde el Justicialismo le respondieron con un comunicado titulado "Perdiendo la vergüenza".

 viernes, 30-octubre-2020

Macri quiso responder a la carta de Cristina Fernández y desde el PJ le dijeron que no tiene vergüenza.


Después de convertirse en el primer presidente en no lograr la reeleción y perder en primera vuelta contra Alberto Fernández, Mauricio Macri intenta volver a la arena política mientras busca un lugar propio en el escenario opositor. Hasta ahora, más allá de algunas entrevistas con amigos en canales afines, el ex presidente no ha logrado presentar mucho más que observaciones basadas en opiniones personales, sin demasiados datos y bastante menos ideas. Sin embargo, la carta publicada por Cristina Fernández el pasado 27 de octubre, le sirvió como punto de partida para tres tuits, en los que se explaya sobre todo lo que no está de acuerdo.

Las tres certezas de la vicepresidenta, desarrolladas con detalle y referencias múltiples en un texto extenso fueron respondidas por Macri con oraciones breves y en formato de eslógan de campaña y que comienzan con una dificultad central: no entiende.

“Cuesta entender las motivaciones de la carta de la vicepresidenta dirigida al presidente y las versiones que sostuvieron que hubo acercamientos con gente de mi entorno. Quiero negar rotundamente esa información y cualquier acercamiento”, escribió el ex mandatario. “Al mismo tiempo ratifico la voluntad de JxC y mía de sentarnos con otras fuerzas en una mesa pública de diálogo que siga las siguientes condiciones: la Constitución Nacional sobre la mesa, dar de baja el embate a la Justicia, al procurador, a la Corte y a la propiedad privada”, siguió, para culminar con un deja vú de sus promesas de 2015: “Siempre vamos a estar dispuestos al diálogo para defender las libertades y el respeto a la ley. Buscamos la construcción de una agenda de desarrollo, que promueva la generación de empleo y de la producción, abiertos al mundo de una manera inteligente”.

Desde el Partido Justicialista, la respuesta llegó con peso de contrafuego y título sin metáfotas: “Perdiendo la vergüenza”. “Ahora el Diablo apareció ahora vendiendo Rosarios. Macri no tiene vergüenza para decir lo que dice”, escribieron desde el partido. “Su gobierno violó la Constitución, metió jueces por la ventana, presionó y condicionó la independencia del Poder Judicial; Su gobierno persiguió y extorsionó a funcionarios judiciales, a la ex Procuradora General de la Nación Alejandra Gils Carbó, amenazó a su hija, obligándola a renunciar a su cargo; Su gobierno persiguió a opositores, espió hasta sus aliados, sus amigos, sus socios y su propia familia. Su hermano cuenta en un libro el horror que padeció por sus actos”, firmaron los principales dirigentes del peronismo.

“El gobierno de Cambiemos ofendió, pisoteó y vulneró a la República, intentó convertirla en una cáscara vacía” y “llevó a la pobreza y la indigencia a millones de compatriotas, a más de la mitad de nuestros niños y niñas”, agregaron. “Ahora quiere condicionar el diálogo, no tiene vergüenza”, dijeron. “La convocatoria de Cristina Fernández de Kirchner está dirigida a discutir el problema de la economía bimonetaria que es, sin dudas, el más grave que tiene nuestro país, y que es de imposible solución sin un acuerdo que abarque al conjunto de los sectores políticos, económicos, mediáticos y sociales de la República Argentina”.