“La vivienda no puede seguir siendo un bien de mercado”

Sin prórroga para la suspensión de los desalojos y el congelamiento de los alquileres, la situación de vulnerabilidad de muchas personas se profundizará a partir del 1 de abril. Desde Inquilinos Córdoba, señalaron que los alquileres subieron un 50% en medio de la pandemia y que el 34% de les arrendataries acumulan deudas que promedian los 150 mil pesos.

 viernes, 19-marzo-2021

El derecho a una vivienda digna se aleja cada vez más: en medio de la pandemia, los alquileres aumentaron un 50% en Córdoba.


Sin pacto para vivir y con impacto en los bolsillos. La pandemia no detuvo la ambición del sector inmobiliario. Desde Inquilinos Córdoba, señalaron que las renovaciones y/o nuevos contratos de alquiler registraron un aumento del 50% el año pasado y, en lo que va del 2021, las subas ya rondan el 40%. Estas cifras representan un impacto del 65% en los ingresos de casi el 30% de la población de Córdoba.

Con el fin del decreto que suspendía los desalojos y congelaba los alquileres, muchas familias corren el riesgo de quedarse sin techo a partir del 1 de abril, o bien, de empezar la odisea para encontrar un hogar por el cual poder pagar un precio justo y razonable. “El 34% de los inquilinos de Córdoba acumuló deudas que promedian los 150 mil pesos”, reveló Maximiliano Vittar, representante de la organización.

En diálogo con Al Revés, el abogado consideró que el problema de fondo es la crisis habitacional que atraviesa nuestro país. La concentración de las propiedades en pocas manos y el enorme poder del sector inmobiliario sobre el mercado, da como resultado una vivienda dolarizada, salarios en pesos e inquilinos acorralados. “La vivienda no puede seguir siendo un bien de mercado: tiene que ser un bien social”, sostuvo.

Y ahora, ¿quién podrá ayudarnos?

Una de las propuestas de Inquilinos Córdoba es la conformación de un órgano de control con poder de policía que sancione el incumplimiento de la ley. “Nosotros planteamos la Defensoría del Inquilino. Porque si vas a Defensa del Consumidor, no lo consideran ‘relación de consumo’; y si vas al Colegio de Corredores te toman la denuncia pero tienen que verificar que la inmobiliaria esté matriculada”, explicó Maximiliano Vittar. “El problema es que casi el 60% de las inmobiliarias no cumplen con esa condición”, agregó.

Para el titular de la organización, la pelea que se tiene que dar es por un alquiler justo. “Hace más de diez años, el Estado delegó el mercado inmobiliario en el Colegio de Corredores: sus clientes son los propietarios, entonces van a seguir priorizando la rentabilidad del propietario y no el salario del inquilino”, indicó. “Ellos dicen que son parte de la solución, pero en realidad son parte del problema”, expresó respecto a la institución. “Argumentan que faltan viviendas para alquilar y no es así. Hace dos años, se supo que había un 10% de viviendas ociosas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, finalizó.