Las Leliq, una bomba de mecha corta y redonda para los bancos

Son la nueva estrella del modelo económico argentino y la herramienta clave del programa contractivo de Guido Sandleris, que hoy cumple un mes. En las Leliq está el germen de una devastación de la economía real.

 jueves, 1-noviembre-2018

Los salarios no alcanzan y los márgenes de endeudamiento son mínimos, además de que es carísimo.


Los nuevos papelitos de moda. Las Leliq le generan al Banco Central un gasto de 5 mil millones de pesos por semana y bajo la excusa de ‘secar la plaza’ de pesos, el equipo económico del gobierno le está generando a la Argentina un problema del que será muy difícil salir y que puede convertirse en una trampa.

Las Leliq son las Letras de Liquidez que el BCRA les vende a los bancos a una tasa muy conveniente y vencen cada siete días. “El Banco Central está colocando Leliq a una tasa del 6 % mensual, que anualizado es un 101,2 %”, agrega Gisela Veritier, economista y docente de la UNC. Para Veritier, “la bola de las Lebacs se está reemplazando con la bola de las Leliq”.



La economista destaca que “cuando se aumenta tanto la tasa de interés –el promedio oscila entre el 7 y el 73 %- no está secando la plaza”, tal como dice el gobierno.

“Se están generando pesos a un ritmo febril de 101,2%”, subraya.

¿Y de cuánto es esta gran bola de letras del BCRA? Según el informe monetario de la propia entidad, es de 786 mil millones de pesos, con 191 mil millones que quedan del stock de Lebacs, 5.300 millones de pases y la friolera de 590 mil millones de pesos en Leliq. “Generar 786 mil millones de pesos de pasivo implica generar 786 mil millones de pesos en un año. Son casi 20 mil millones de dólares. Eso aumenta la demanda potencial de dólares”, dice Veritier.

En esa dirección, apunta que “la emisión monetaria cero es una mentira, hay una emisión de tres dígitos a 101,2 %”. Por otra parte, el déficit cero –la gran muletilla económica de los últimos tiempos-, también es una fantasía: “El déficit fiscal cero en realidad es déficit primario. Pero hay un déficit financiero que, según el Presupuesto 2019, va a ser del 3,3 % del PBI y un déficit cuasifiscal que es el del BCRA que va a ser del 5,2 % del PBI. Es decir, si sumo la deuda fiscal estatal tengo una deuda de un 8,5 % sobre el PBI”.

Y todo eso, asentado sobre la base de una tasa que es la más alta del mundo y le permite a los bancos lo que Veritier grafica como “el negocio redondo”. “Toman plazo fijo al 50 % y lo colocan en Leliq al 71, 72 ó 73 %”, sostiene la economista.