“Las razzias en democracia están totalmente prohibidas”

Lo advierte el Defensor Oficial de la Justicia Federal, Jorge Perano, en relación al procedimiento realizado por Gendarmería en un colectivo urbano de la ciudad de Córdoba, que no pueden ser masivas y deben encuadrarse en una investigación previa para estar dentro de la ley. El antecedente de un fallo de la Cámara Federal de Córdoba que en 2012 sobreseyó a un detenido por la policía víctima de una requisa arbitraria.

 miércoles, 24-octubre-2018


Camilo Ratti

“Nos regalan miedo para vendernos seguridad”, dice el grafiti en la pared, sintetizando la nueva ola represiva que azota al continente, con Bolsonaro como estandarte del neofacismo que amenaza los principios democráticos y el Estado de Derecho que tanto nos costó conseguir en estas latitudes.

El operativo que el lunes Gendarmería realizó en un colectivo del transporte urbano de pasajeros de Córdoba, donde requisaron bolsos y pidieron documentos a los pasajeros sin ninguna investigación que lo justifique, se inscribe más en el paradigma del disciplinamiento social que en la efectiva lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, como supone el Convenio firmado por los ministerios de Seguridad de Provincia y Nación, que trajo a 300 gendarmes a patrullar la ciudad.

La inseguridad rankea como el segundo tema de preocupación en la mayoría de las encuestas, y los uniformes verdes de gendarmería rinden a la hora del marketing político.

A diferencia de las cuestionadas policías provinciales, la fuerza que tiene formación militar pero cumple tareas de defensa y de seguridad en un límite cada vez más difuso, construyó una imagen de profesionalismo y honestidad que prende en amplios sectores de la población. Incluso después del caso de Santiago Maldonado, que sacudió al país y los cimientos mismos de una institución que participó de ese operativo y está acusada como responsable de la desaparición y muerte del joven.

pato bullrich con gendarmes.

La política de mano dura tiene el apoyo político de Macri y su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Fuera de la ley

Las requisas que realizan en las calles de Córdoba –sea con peatones, autos particulares o transporte público-, no están permitidos por la ley. Así lo explica a este portal Jorge Perano, Defensor Oficial ante los tribunales orales de la justicia federal: “Lo que están haciendo son razzias prohibidas por el Código Procesal Penal de la Nación. La policía u otra fuerza de seguridad puede requisar a una persona cuando media orden judicial, y sin orden de ésta solamente cuando hay una investigación en marcha o está la posibilidad de un delito flagrante o una persona muestra una actitud sospechosa o está en una situación de fuga”.

El funcionario remarca que “lo que está sucediendo a partir de ese convenio entre las gestiones de Schiaretti y Macri no tienen nada que ver con las figuras que contempla la ley, que además son aplicables a casos individuales, no colectivos. “Lo que estamos viendo es otra cosa, son razzias, operativos que no siguen la investigación de un delito concreto. Son cacheos para ver si pescan algo”.

Perano explicó que “en una democracia esto no se pueden hacer”, como tampoco se podían hacer los corralitos que el año pasado puso en práctica la policía de Córdoba, donde detenían a grupos de personas y los exhibían en público”.

Un precedente contundente

Para argumentar su posición contraria a operativos violatorios de las garantías constitucionales, Perano citó el fallo de la Cámara Federal de Córdoba, que el 10 de abril del 2012 sobreseyó a Maximiliano Gianni, un hombre que había sido detenido por la policía luego de ser requisado en junio de 2007 en la ciudad de Marcos Juárez, y procesado por el juez de Bell Ville luego de que se le secuestrara marihuana.

Con la firma de los camaristas Abel Sánchez Torres, Luis Rueda y José María Pérez Villalobos, la Cámara Federal revocó al juez de primera instancia y declaró la nulidad de la detención y requisa personal de imputado Maximiliano Gianni, “como así también de todos los actos que son su consecuencia”.

corralitos policia de cordoba.

Los corralitos de personas detenidas por la policía de Córdoba están están prohibidos por la ley.

Citando artículos del Código Procesal Penal de la Nación, de la Constitución Nacional y la Convención Americana de los Derechos Humanos, la Cámara dictó “el sobreseimiento del nombrado de conformidad a lo establecido por el artículo 336 inciso 2 del C.P.P.N”.

En el texto, los jueces dejan en claro que para hacer una requisa, la policía u otra fuerza de seguridad que actuare en un operativo “requiere como condición necesaria que existan “indicios vehementes” “circunstancias debidamente fundadas” o “motivos suficientes para presumir”.

Y si hubiera razones fundadas para la detención, el fallo es clarísimo: “Más allá de la excepcionalidad, el policía no se encuentra facultado para llevar a cabo detenciones irrazonables, pues su actuar funcional se deberá adecuar a la exigencia de la ley procesal, que requiere un particular grado de sospecha para validar una detención sin orden judicial”.

En este sentido, advierten que “se deben tratar de causas comprobadas, y no meras conjeturas carente de asidero objetivo”, porque la ilegalidad y la arbitrariedad “no pueden tolerarse de modo alguno en un estado constitucional de derecho”.

Precisamente lo que está en juego en esta realidad latinoamericana.