Las vidas qom no les importan

Sin ningún respeto por la vida ni la integridad de los miembros de la comunidad indígena, la policía de Chaco irrumpió violentamente en el hogar de una familia qom el domingo por la madrugada. Como en las peores épocas de nuestro país, golpeó, privó ilegítimamente de la libertad y torturó a sus integrantes. También abusaron sexualmente de dos jóvenes, las rociaron con alcohol y amenazaron con prenderlas fuego. Semanas atrás, referentes habían denunciado el abuso de autoridad que venía sufriendo la comunidad en el marco de la pandemia.

 martes, 2-junio-2020

Cinco personas heridas, cuatro detenidas y dos víctimas de abuso sexual. La policía de Chaco golpeó, detuvo y torturó brutalmente a integrantes de una familia qom de la localidad de Fontana.


Con un nivel de impunidad y de violencia salvaje, policías y una persona vestida de civil irrumpieron brutalmente en el hogar de una familia qom el domingo por la madrugada en la localidad de Fontana, al sudeste de la provincia de Chaco. Según difundió en sus redes sociales la Revista Cítrica, los oficiales forzaron la puerta y comenzaron a golpear a dos jóvenes, mientras Elsa, la dueña de casa, gritaba desesperada para que detuvieran lo que sería el comienzo de una brutal represión.



Los jóvenes – hombres y mujeres – fueron arrastrados bestialmente hacia el exterior de la humilde vivienda y luego detenidos sin que mediara ninguna orden judicial – privación ilegítima de la libertad – en la Comisaría Tercera donde continuaron sufriendo golpes y torturas. “Está todo desfigurado mi sobrino y mi hijo también”, explicó Elsa en un video que se viralizó ayer. De acuerdo a lo que informaron los referentes indígenas de la localidad, los policías también abusaron sexualmente de dos jóvenes, a las que rociaron con alcohol y amenazaron con prenderlas fuego. “La nena de 16 años quedó muy traumada. No puede mirar a los hombres, porque se desmaya. La otra chica de 18 años, no habla. Sólo tiembla y dice que la policía las amenazó que ‘si abren la boca, las van a matar’”, detalló Daniel Rolón, integrante del Comité Provisorio Indígena de Fontana, esta mañana a Futurock.



El episodio de violencia racista ocurrió luego de que, semanas atrás, los referentes de la comunidad qom reclamaran por el abuso de autoridad que padecen tanto los jóvenes como los adultos mayores en este contexto que tiene a Chaco como uno de los principales focos de la pandemia. “Ellos dicen que los jóvenes habían ido a arrojar ladrillos a la comisaría y nosotros salimos a desmentirlo. La dependencia de la policía es toda de vidrio y no había ningún vidrio roto”, aclaró Rolón. Según sostuvo, en realidad los efectivos estaban persiguiendo a unos jóvenes que cruzaron por el terreno donde está ubicada la vivienda de Elsa y terminaron “ensañados” con esta familia. “Cada vez que levantamos la voz, las cosas se empeoran. Si dejamos pasar esto, la represión va a seguir. Nos sentimos discriminados”, concluyó el referente social.

Hasta ahora, la delegada del INADI, Nancy Sotelo, solicitó que se inicie una investigación para identificar a los agentes que participaron del hecho represivo. Desde la Secretaría de DDHH y Géneros de la provincia, confirmaron que hubo en total cinco personas heridas, cuatro de ellas fueron detenidas y dos sufrieron violencia sexual. “Acordamos con las víctimas que iban a realizar las denuncias luego de la atención médica”, señaló Nayla Bosch esta mañana a Radio Nacional.