Le tiran la mochila a Pérez Esquivel

El Premio Nobel de la Paz contó que se enteró por los medios de comunicación de la supuesta carta que el Ministerio de Seguridad dijo haberle enviado para que funcione como ‘mediador’ y garantice que no haya violencia en las protestas contra el G-20. “Esa responsabilidad es del Estado”, soltó.

 miércoles, 21-noviembre-2018

Adolfo Pérez Esquivel formó parte del Foro de Pensamiento Crítico de CLACSO. El gobierno le tiró la responsabilidad de la paz durante el G-20.


Patricia Bullrich y los suyos informaron que le habían mandado una carta a Adolfo Pérez Esquivel para que, en su condición de presidente del Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ), sea parte del “diálogo institucional de carácter formal y efectivo” y coordinar las medidas de seguridad durante la cumbre del G-20 “de manera conjunta”. O sea: que funcione como mediador entre el Ministerio de Seguridad y los distintos sectores que se van a manifestar contra la cumbre.

“El gobierno sacó un comunicado que a nosotros no nos informaron, nos enteramos por los medios de prensa. Dicen que yo voy a ser el mediador de todo esto. Es el Estado el que debe garantizar la seguridad”, respondió el Premio Nobel de la Paz en diálogo con el programa Nada del Otro Mundo. De esta manera, el gobierno interpone una figura representativa y prestigiosa para exponerla ante cualquier incidente que pueda suceder (incluso, con las sospechas de posibles actuaciones de grupos infiltrados). “Esperemos que sean medidas de prevención y no de represión”, se adelantó Pérez Esquivel.

El activista dijo que ya pidieron “los permisos correspondientes para manifestarnos” y resaltó que siempre los grupos defensores de derechos humanos lo hicieron “de forma no violenta”. Además, pidieron una reunión con el gobierno para el viernes a la mañana “para llegar a acuerdos respecto al desplazamiento y las medidas a tomar”. Ratificó que, más allá de lo que diga el gobierno, “nosotros nos vamos a movilizar”.

“Hay que discutir cuál es el rol del G-20, que son las grandes corporaciones queriendo controlar la vida de los pueblos. Neoliberalismo, políticas de ajuste, capitalización y privatizaciones. Para eso vienen: los grandes negocios y el control social”, sostuvo.

Sobre los dichos de Patricia Bullrich, pidiendo que los porteños abandonen la ciudad de Buenos Aires durante la cumbre, Pérez Esquivel consideró que son “exabruptos y cosas que dicen quienes creen que tienen el poder”. “Los gobiernos pasan y los pueblos quedan. No hay que llevarle el apunte. No tenemos tiempo para perder en esas cosas, tenemos otras cosas en qué pensar”, remató.

Escenario 2019

Para Pérez Esquivel, lo central es “no quedarse en la coyuntura e ir hacia un construcción social” ya que “el año que viene se define si se reafirma este gobierno neoliberal o encontramos nuevos caminos y que se respete la soberanía de los pueblos y el derecho de las personas”. En sintonía con los discursos del Foro de Pensamiento Crítico de CLACSO (del cual formó parte), bregó por la unidad: “En estos momentos se está tomando conciencia de que sectorialmente o individualmente no se puede. Hay que sumar y ver cuáles son los ejes de unidad en la diversidad. No nos vamos a poner de acuerdo en todo, pero sí tiene que haber ejes fundamentales, objetivos comunes”.