Leña al fuego

Soledad Acuña, la ministra de Educación porteña que les colgó a los docentes el rótulo de viejos, zurdos y militantes, volvió a criticar a los maestros y aseguró que muchos docentes "ven las aulas como espacio de militancia".

 martes, 24-noviembre-2020

Soledad Acuña, la ministra de Educación porteña, redobló las críticas contra los docentes y los acusó de usar las aulas "como espacio de militancia".


La avanzada del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta en el plan disciplinador del gremio docente tiene a Soledad Acuña como protagonista absoluta en las últimas semanas, luego de que trascendieran sus declaraciones en las que definió a los maestros como viejos, militantes y de izquierda. Ahora, la ministra de Educación porteña dijo que hay “un grupo” de docentes que entiende las aulas “como un espacio de militancia”.

Con el respaldo del jefe de gobierno de la CABA, que pidió frenar “los ataques falaces” contra Acuña, la ministra echó más leña al fuego y apuntó a las divisiones internas para fortalecer su mensaje de control sobre el gremio.

“Estoy convencida que la mayoría de los docentes entendemos la escuela como un lugar donde tenemos que enseñar a pensar y no decirles qué tienen que pensar. Pero sabemos que hay un grupo que no es mayoritario, que entiende el lugar como un espacio de militancia y vamos a trabajar para que esto no sea así, y que sea un lugar diverso y con pluralidad de voces”, dijo en una conferencia de prensa, donde anunció un plan de 100 días hasta el inicio del ciclo lectivo 2021.

La semana pasada, la ministra había dicho, entre otras declaraciones discriminadoras, que “la izquierda tomó una fuerza muy grande. El perfil de los estudiantes va teniendo un sesgo cada vez más claro. Esto es igual en todo el país y se refleja en las encuestas que hace el gobierno nacional. Son personas cada vez más grandes de edad que eligen la carrera docente como tercera o cuarta opción luego de haber fracasado en otras carreras”.

Desde Ctera, los docentes le contestaron con una carta abierta donde señala que “donde ven a docentes ‘sobre-ideologizados’; nosotros reconocemos a educadores con convicciones y dignidad, que están día a día dando la batalla por una sociedad más justa e igualitaria, que se sienten parte de un colectivo que entiende a la educación como un hecho político y que, por supuesto, tienen su ideología, como también la tienen los funcionarios de la oligarquía que falazmente hablan de desideologizar la educación”.