Despejado

23°

Córdoba
Capital

EN VIVO
NADA DEL OTRO
MUNDO
/ de 7 a 9 hs
suscripcion alreves.net.ar

Libertarios contra los impuestos, estatistas para los subsidios

El G6 es profundamente macrista y sus referentes aseguran, en cada oportunidad que se les presenta, que la reducción del déficit fiscal es el camino necesario para el crecimiento del país. Pero con un ajuste sobre los trabajadores. A través de un comunicado, expresaron su "preocupación" porque las negociaciones Nación-Provincia por el Presupuesto 2019 traerán la suspensión de la rebaja impositiva acordada un año atrás.

 Martes, 11-septiembre-2018

El G6 apoya a Cambiemos y lo llama "su gobierno", pero al recorte que lo paguen otros.


El primer pataleo contra el gobierno de Cambiemos del G6 de Córdoba – grupo empresarial afín al oficialismo que reúne a los principales dirigentes del sector productivo, financiero y comercial- fue en defensa propia, para que no le suspendan la reducción de impuestos prometida por el propio Mauricio Macri.

Libertarios para pedir menos presión fiscal y estatistas para exigir subsidios y apoyo de los gobiernos, los empresarios reclamaron que, en el marco de la negociación del Presupuesto superajustado 2019, no quede sin efecto el achique de Ingresos Brutos que se había acordado hace un año en el Consenso Fiscal firmado entre la Nación y los gobernadores, a instancias del macrismo. Los hombres de negocios quieren ajuste del déficit fiscal, pero con la de otros.

De hecho, uno de los “cruces” que tuvieron Juan Schiaretti y Macri antes de las elecciones de 2017 fue porque el jefe de Estado le reclamó al cordobés la reducción de la alícuota de este gravamen cobra la provincia y se aplica a la actividad productiva y comercial.

“Suspender el cronograma de reducción de impuestos será un factor profundamente recesivo, que aumentará la presión que ya tienen las empresas para sostener la producción, el comercio y los servicios y por lo tanto la marcha de la economía, especialmente por su impacto en la generación del empleo”, señaló la entidad en un comunicado difundido ayer, horas antes de que los mandatarios provinciales se reunieran con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio y luego con Macri.

Las provincias consideran que, si van a tener que absorber un recorte de 100.0000 millones de pesos de los 500 mil millones del ajuste presupuestario, se debería suspender la reducción de Ingresos Brutos, que es uno de los tributos con que más recaudan. Esto se definiría en las próximas horas y la decisión sería prorrogar por un año la aplicación de las rebajas.

“Vemos con profunda preocupación que se esté poniendo en duda el cumplimiento de dicho Consenso (Fiscal). Sostenemos que la reducción gradual de Ingresos Brutos establecida en ese Consenso es fundamental para el sector productivo. El estado actual de emergencia económica, la inestabilidad de los factores como inflación, tipo de cambio, tasas de financiamiento, entre otros, ya son golpes que ponen en jaque el aparato productivo”, agregó el G6.

“Entendemos que el escenario actual no es el que avizorábamos hace un tiempo atrás y que la coyuntura requiere profundizar los esfuerzos para atacar y resolver el déficit fiscal como principal problemática. Entendemos también que todos los sectores sociales y de la economía estamos llamados a hacer nuestros aportes para atravesar esta coyuntura. Pero el sector productivo, en especial las pequeñas y medianas empresas, se encuentran en una situación muy endeble para superar este contexto con lo que una mayor presión tributaria agravará aún más la situación”, finalizó la entidad.