Líderes latinoamericanos piden por la libertad de Lula

Luego de que se conocieran detalles sobre los vínculos entre el juez Sergio Moro y los fiscales que acusaron a Lula da Silva en el juicio por el Lava Jato, los pedidos por su libertad se multiplicaron en las redes sociales.

 Martes, 11-junio-2019

Rafael Correa, Dilma Roussef y Cristina Fernández fueron algunos de los que reclamaron por la libertad de Lula en las redes sociales.


Luego de que se conocieran detalles sobre los vínculos entre el juez Sergio Moro y el jefe de los fiscales del caso del Lava Jato, Deltan Dallagnol, las repercusiones mediáticas y los reclamos por la libertad del ex presidente Lula da Silva se multiplicaron en las redes sociales.

Una de las primeras en expresarse fue Dilma Roussef, ex presidenta de Brasil por el PT, que se expresó a través de su cuenta de Twitter que “el país, sus empresas y personas inocentes (el expresidente Lula) están siendo sacrificados por el ansia de poder y gloria de algunos jueces y de un grupo de procuradores”.

Cristina Fernández de Kirchner también utilizó su cuenta en la red social para pedir por la liberación del ex presidente y señaló la persecución judicial a la que son sometidos los líderes opositores. “La guerra mediática-judicial contra los lideres de la oposición en América Latina quedó al descubierto. La acusación contra @LulaOficial se desmoronó. Tiene que finalizar la persecución contra él y debe recuperar la libertad”, escribió la senadora y candidata a vicepresidenta.

Por su parte, Rafael Correa, ex presidente de Ecuador, compartió en su cuenta una ilustración subida por otro usuario y se sumó al pedido por la libertad de Lula.

El domingo pasado, el diario The Intercept Brasil publicó una nota del periodista Glenn Greenwald, ganador del premio Pulitzer por su investigación del caso Snowden, en la que revela las conversaciones mantenidas durante por lo menos dos años entre Sergio Moro y los fiscales que investigaban el caso denominado Lava Jato. En estos intercambios, a través de la plataforma Telegram, el entonces juez y actual ministro de Justicia de Jair Bolsonaro, daba indicaciones, fuentes y datos a los fiscales para guiar la causa, además de indicar procedimientos y modos de actuar en la corte para facilitar las condenas.

Ese tribunal, encabezado por Moro, fue el que condenó a Lula a nueve años de prisión por enriquecimiento ilícito y de esta manera impidió que el ex presidente fuera candidato nuevamente para las elecciones de octubre pasado.