“Lo que iba a comprar una máquina, ahora va a pagar la luz”

Lo advierten industriales en un informe del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo. “El modelo productivo del macrismo es la maquila y en él las PyMES no entramos”, señaló uno de los entrevistados. Por los tarifazos y la caída de la actividad, hubo menos consumo energético en Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

 viernes, 11-enero-2019


Tasas de interés del 70%, aumentos tarifarios de cuatro dígitos, devaluación del 100% en el último año, dolarización de insumos nacionales, desplome del consumo y pérdida del 50% del poder adquisitivo del salario y jubilaciones. Con ese combo no hay sistema productivo posible. Y menos para las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMES).

Las masivas movilizaciones en contra de los tarifazos confirman boletas de luz, gas y agua impagables, que no sólo afectan a clientes residenciales, sino a las empresas que generan el 70% del trabajo argentino. Marcelo Barbani es dueño de una empresa metalúrgica de la provincia de Buenos Aires, y relató para el Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (OETEC) la crítica situación del sector.

“El tarifazo nos afectó muchísimo a todos en forma transversal. El dinero que antes utilizaban para comprar una máquina, por ejemplo, ahora lo usan directamente para pagar la tarifa de la luz”, advierte.

En sintonía con los carteles que pudieron verse en las Marcha de las Antorchas, señaló que “esto es una clara transferencia de recursos porque aquellos recursos que venían para mi empresa y que yo distribuía con mis empleados, y éstos a su vez gastaban en alimentos, ropa remedios, etc., ya no vienen. Esa plata pasó directamente de nuestros clientes a las manos de las empresas de energía”.

Empresas que además son propiedad de amigos de Macri, como Caputo, Mindlin o Lewis, quienes con los tarifazos multiplicaron sus ganancias en más del mil por ciento, sin inversiones que hayan mejorado lo servicios que prestan. “En tres años, el macrismo hizo un gran aporte a la destrucción de la industria que tardará muchísimos años en reconstruirse”, aseguró Barbani.

Reclamos y números del sector

Según el relevamiento del OETEC, a mitad del 2018 distintas estimaciones del sector indicaban el cierre de 7.500 pymes de origen gráfico, alimenticio, textil, comercial, petrolero y metalúrgico, entre otros. “Los principales reclamos de los empresarios nacionales tienen que ver con la falta total de financiamiento, la ausencia de controles en la importación de productos extranjeros, las cargas impositivas, las altas tasas de interés bancarias y los elevados y dolarizados costos energéticos”, señala el informe.

Producto de la política macrista, las tres principales provincias industriales del país (Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe) bajaron su consumo eléctrico un 3,4% interanual y la caída en la demanda eléctrica en 2018 de todas las ramas industriales y grandes comercios es la peor de los últimos siete años. Córdoba es la que más cayó (-5%) en el último año, y Santa Fe (-12%) en relación al 2015.