Despejado

30°

Córdoba
Capital

EN VIVO
NADA DEL OTRO
MUNDO
/ de 7 a 9 hs
suscripcion alreves.net.ar

“Lo único que hicimos fue darles de comer a nuestros alumnos”

Leila Méndez, directora del CEC 801 Paulo Freire de Moreno, donde trabaja la docente torturada ayer, contó cómo fue que se llegó a la brutal agresión contra Corina. “No sabemos a quién molestamos, quién se siente agredido por una olla popular”, se preguntó.

 Jueves, 13-septiembre-2018

"Olla no", fue lo que le escribieron en la panza a Corina De Bonis. Una atrocidad inaceptable en tiempos de democracia.


Una docente del colegio 801 de Moreno sufrió una espantosa agresión en la jornada de ayer. Luego de tres amenazas para que dejen de hacer una olla popular que funcionaba en el colegio, la interceptaron a 6 cuadras del establecimiento, le pusieron una bolsa en la cabeza, la subieron a un auto, la golpearon y le grabaron con un elemento cortopunzante la expresión “ollas no” en la panza.

Leila Méndez, directora del colegio, fue la primera persona a la que Corina De Bonis llamó luego de que la tiraron del auto al que la habían subido: “Lo primero que hizo fue llamarme. La acompañé todo el tiempo, hicimos la denuncia, fuimos al hospital. A la medianoche le dieron el alta y se fue a descansar. Estuvo con atención psicológica y sabemos que sus heridas son superficiales”.



En Moreno no hay clases desde las muertes de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez en una explosión en otro establecimiento de la zona. Sin embargo, continuaban atendiendo a la comunidad en lo pedagógico y asistencial.

“No sabemos por qué, a quién estamos molestando, quién se siente agredido por una olla popular. Lo único que estábamos haciendo era darles de comer a nuestros alumnos. Sin ideologías políticas. A la olla la sosteníamos con los fondos de los docentes y donaciones de comerciantes vecinos”, relató la directora. Además, calificó la tortura a Corina como “algo impensado en tiempos de democracia”.

“El que avisa no traiciona”

Mientras la golpeaban, los agresores le recordaron a Corina mediante esa frase las tres amenazas previas. En una de ellas, les dejaron a las docentes un papel que decía: “La próxima olla la van a hacer en Güemes y Roldán”. En esa esquina se encuentra el cementerio de Moreno. “La última amenaza fue grave, por eso suspendimos la olla desde el jueves pasado. La comunidad se organizó y la están haciendo en otro lado”, contó Méndez. Así y todo, ayer agredieron a Corina.

Desde el gremio, dijeron que no es un hecho aislado

Suteba, el gremio de docentes de la provincia de Buenos Aires, repudió el hecho. La secretaria general de Suteba en Moreno, Mariana Cataño, dijo que ya hubo otras dos amenazas a docentes del distrito y que “Moreno es una zona liberada para hacer cualquier cosa, no se trata de hechos inconexos”.